Esta vez sí: Peña Mea (1560 msnm) desde Les Campes.

Esta vez sí. Después de la pequeña aventura del año pasado y de estar varios años en Asturies sin tener tiempo para subirla, puedo decir que sé lo que se otea desde las alturas de Peña Mea.

Una altitud que puede parecer asequible, pero una montaña que nos hizo sufrir y disfrutar hasta el último paso (literal).

Peña Mea, máxima altura del conceyu Llaviana, y dentro del “Paisaje protegido de las Cuencas Mineras” -que os animo a visitar, ya que junta una belleza natural sorprendente con la arqueología industrial de la minería del carbón y gran parte de nuestra historia social reciente- nos esperaba tras un día anterior agotador.

Empezamos a caminar desde la capilla de Les Campes, donde seguimos la pista asfaltada a la derecha hasta que aparezcan los carteles indicando la subida hasta la campa Pelúgano.

2016-02-21 09.54.15

Allí, aunque estamos pisando algo de nieve, se nota el invierno nuclear que estamos viviendo, muy alejado del anterior, en el que por estas fechas, y en este mismo lugar, casi nos hundíamos en ella.

2016-02-21 10.46.32A partir de ahí, en vez de coger el GR que nos llevaría a Pelúgano, cogemos el PR-262 que nos llevará, dejando una valla a la derecha que cierra las fincas del Cerreo, a la base de la Peña.

Ya en la Canal (Canga, n´asturianu) de las Cuevas, seguimos como podemos las marcas del PR, con una nieve muy acuosa que nos dificulta muchísimo la subida.

IMG-20160223-WA0021

Nos cuesta bastante además por tener las piernas pesadas del día anterior, pero poco a poco vamos llegando a la conocida formación del “Ojo de buey”.

Estando la nieve tan blanda era muy difícil caer rodando canal abajo, pero impresiona un rato mirar abajo.

2016-02-21 12.16.22

Ya más arriba, el final de la canal nos da una visión preciosa del valle de Tolivia (hogar de Los Berrones, todo sea dicho).

IMG-20160223-WA0020

Una vez allí el sendero gira hacia la derecha, subiendo y bajando y con algún tramo no muy claro. Eso sí, estando atentas a las marcas del PR y a algunas flechas también de color amarillo, no hay pérdida.

Y así llegamos a una bifurcación en la que ambas tiran para arriba. Eso dicen en la web, nosotras debemos tirar para la de la derecha “La senda´l gatu” (imaginaros porqué) que es la única que vemos.

Pasamos otra canal, con una caída tan impresionante como bonita, y poco a poco vamos acercándonos a la cumbre, cuyo vértice geodésico y su estación meteorológica se nos abren a la vista pocos momentos antes de coronar.

Y ojo, que todavía llevamos algún susto. Vaya con la Mea.

Que vaya con la Mea digo, solo os dejo unas fotos para que quedéis con  la boca abierta.

2016-02-21 13.30.41

IMG-20160223-WA0018

IMG-20160223-WA0016

Y para la bajada optamos por el mismo camino, a pesar de que se puede bajar por un hayedo hasta la collada Doñango.

Pero no conociendo la zona, y viendo nuestra capacidad innata para perdernos, decidimos hacer una rápida bajada entre la nieve – ya casi agua- que nos llevará, viendo planear a los buitres entre las peñas, hasta el coche.

Por cierto, os dejo un enlace al programa Mochileros de TPA donde explica mucho mejor que yo esta subida.

 

Fin de semana es Asturies (II): Peña Mea o el terror atávico

Y volvemos. Al día siguiente de Quirós, teníamos pensado subir Peña Mea, situada entre los concejos de Laviana y Aller y una de las montañas más apreciadas de la montaña central asturiana.

Yo nunca la había subido (y sigo sin hacerlo), y tenía muchas granas.

La idea era hacerlo desde Les Campes, en Laviana. 8 kilómetros, circular y con un desnivel asequible…¿os suena lo de fácil?

Lo primero fue llegar en coche. La pista que hasta la iglesia y el bar de Les Campes estaba con varios argayos de nieve, así que aprovechamos para calentar un poco:

20150222_121541

El día promete, ya nos encontramos ante nosotras el murallón de Peña Mea. Hace mejor día que el anterior, hay menos nieve y pensamos que nos será fácil atacar la cumbre, que por otro lado no es muy alta (1560 metros)

20150222_121604

Pero para que hacerlo fácil pudiendo ser ridiculamente divertido…una vez llegadas a la capilla de la Visitación, lo que hay que hacer es continuar la pista, tirando a la derecha en el primer cruce y dejando Peña Mea a la izquierda y luego continuando hasta la campa Pelúgano.

Nosotras lo que hicimos fue meternos por cualquier sendero que fuera más difícil que el anterior, desoyendo a los lugareños y sus sabios consejos a lomos de caballos de metal.

Cuando empezamos la subida buena ya empezaba a ser tarde y el día, a empeorar:

20150222_130054

La pista sube sin complicaciones, aunque con algo de nieve, hasta la misma campa.

20150222_134907

20150222_140305

Una vez allí vemos que la cumbre va a ser difícil, el día empezaba a estar muy feo y no lo teníamos muy claro. Eso sí, las vistas son brutales…

20150222_141853

20150222_142702 20150222_142736

A partir de ahí el camino se bifurca y cogemos el de la izquierda, para seguir ganando altura, ya en sendero y marcado como PR (Hay que decir que se sigue bastante bien, además había huella de una gente de Siero que hizo cumbre y nos dijo que ni lo intentáramos).

20150222_143514

20150222_144846

Continuamos hasta la base de la canal de las Cuevas. El sitio es sencillamente increíble, aunque se iba echando la niebla merecía la pena:

20150222_145451

Nos cruzamos con el grupo de montaña que os dijimos antes, que nos recomiendan no subir hasta arriba; intentamos llegar al ojo de buey, uno de los elementos más llamativos de Peña Mea pero el viento y la lluvia lo están poniendo feo y nada, que ya llegaremos la próxima ves, así que aprovechamos y bajamos con ellos:

20150222_155857

De ahí volvemos de nuevo a Les Campes a secar y acabar la jornada de la manera más digna posible, aunque me temo que no lo logramos…

20150222_163036

20150222_164208