Desde la Morcuera hasta Peñas Linderas (2109msnm).

Pues vamos a huir de los calores, de la gente, y del monstruo de la capital, dijimos.

Y nos plantamos en nuestro querido puerto de la Morcuera un sábado por la tarde, algo ventoso como es habitual por aquí.

Ya alejadas las nieves de esta zona (aunque no tanto como esperábamos, como pudimos comprobar después), y esperando al ocaso, cargamos las mochilas y nos encaramamos por el PR-M11 (Travesía de Cuerdalarga) para acercarnos al desvencijado refugio de la Najarra (4 plazas, sin guardar y sin puerta, en muy mal estado).

El camino discurre suavemente por entre las faldas de la Najarra, que dejamos a la izquierda.

Está bien señalizado, aunque nos despistamos un poco con la conversación y debamos hacer un pequeño atroche (mal hecho, siempre lo repetimos y hoy caemos nosotras) hasta llegar al collado de la Najarra, a casi dosmil metros de altitud.

Una vez allí, nos acercamos al refugio, pero está en tan mal estado, con aviso de derrumbe incluido, que buscamos otra zona propicia para vivaquear. Es una pena que estos refugios, que no solo son reflejo de una época pasada, sino que pueden hacer un gran servicio en días malos, estén en este estado, y más aún, que a nadie le interese arreglarlos.

En fin, nos acomodamos bastante bien, buscamos un hueco donde dejar las cosas y dejamos la vista en lo que será el día de mañana: un sendero de la Cuerdalarga hasta acercarnos a las cumbres que unen a esta con la Pedriza, que aún no conocemos.

Y vemos que aún quedan bastantes neveros, este año la verdad es que ha sido genial en este aspecto, a ver si hay suerte y estas nieves enlazan con las venideras.

Pasamos la noche esperando una tormenta que se adivinaba por Somosierra pero que apenas deja caer unas gotas a primera hora de la mañana.

Después de sacudirnos un poco el frío, nos ponemos de nuevo en marcha: camino entre pedruscos otra vez hacia el collado de la Najarra.

La ruta de hoy no es dura, pero si bastante rompepiernas, añadiendo algunos tramos de sortear granito de una manera un tanto incómoda.

Le añadimos un poco de calor, y tenemos una entrada en acción perfecta.

Tras el collado de la Najarra, y siempre por camino muy claro,  llegamos a Bailanderos, con 2133 msnm primera cumbre del día. Curiosa montaña, y cojonera para pasar, por sus lajas que hay que ir medio trepando.

Nueva bajada, hasta el collado de Pedro de los Lobos, y nueva y cargante subida hacia Asómate de Hoyos.

Una cosa guapa de hoy es el ganado que había por la zona; Guadarrama fue sobre todo zona ganadera, antes de que el mundo moderno y el turismo (del que formamos parte aunque nos pese) le arrebatara su lugar. Me da alegría ver que aún quedan restos de esa historia por aquí.

Tras ir, como decimos, hacia Asómate de Hoyos, antes de llegar a la amplia cumbre, a nuestra izquierda, se abre un sendero al principio no muy claro, que nos llevaría hacia las Torres de la Pedriza. Es el PR- M2, que debemos seguir entre el piornal.

Una vez seguimos los primeros hitos no tenemos pérdida, y vamos hacia la curiosa forma de las Peñas Linderas (2109 msnm), que alcanzaremos enseguida.

Se puede coronar siguiendo los hitos, o buscando entre las rocas una trepada curiosa y asequible (en algún sitio he leído que hace un segundo), antes de coronar.

Tenemos a nuestra vista las Torres, y también el Alto de Matasanos y Peña el Rayo, a los que llegaríamos por el mismo PR.

Pero amigas, el calor aprieta, se avecina tormenta y decidimos dejarlos para la próxima ocasión.

Así tendremos motivos para volver por esta zona menos transitada de nuestra Sierra. Así que recogemos los bártulos, comemos algo y nos encaminamos hacia el collado de la Najarra para llegar rápido a la Morcuera entre rayos y truenos aún lejanos pero que nos hicieron canear.

 

Anuncios

El Yelmo de La Pedriza (1716 msnm) por Canto Cochino y el collado de la Dehesilla.

Tenemos la muy mala costumbre de no ir a menudo a La Pedriza. El no ser escaladores, o no conocer la zona bien, junto a su falta de nieve hacen que cometamos ese pecado, a pesar de lo bien que lo pasamos siempre.

Para redimirnos, madrugamos el día 24 (esperando estar solas) y nos curramos una circular con ascensión al Yelmo por su cara norte, la accesible.

Así pues, nos acercamos a Canto Cochino para coger el PR- M2 en dirección al refugio Giner de los Ríos. 

Íbamos a quedar a dormir allí para conocerlo pero estaba cerrado, así que cogemos el camino marcado que nos llevará muy pronto hacia él.

Una vez allí, y tras pensar en esos 100 años que lleva aquí, cogemos un sendero con tendencia NE (que en ocasiones se bifurca y puede dar lugar a equivocaciones. Se trata de seguir el curso ascendente del arroyo de la Dehesilla; en ocasiones se verán marcas blanquirrojas, pues por aquí pasaba el antiguo GR-10 antes de ser modificado).

Este, pasando por el Tolmo,

nos llevará sin parar de subir, hacia el collado de la Dehesilla, o de la Silla.

A 1453 metros de altitud, es un estupendo mirador de toda la zona…que ostias, todo lo es desde que empezamos a andar. Hemos dejado vista atrás nuestra la cuerda de los Porrones, con la Maliciosa pelada de nieve.

También hemos visto asomar la Bola del Mundo, las Cabezas y como no, las Torres de la Pedriza hasta internarnos en el pinar.

Ahora empieza a asomar parte de la Cuerdalarga con la Najarra presidiendo, que hará de vigía a espaldas nuestras mientras ascendemos penosamente por un tramo del PR- M1 (el conocido como Integral de La Pedriza) en un tramo ascendente, incómodo y divertido en el que en ocasiones hay que poner las manos.

Una vez pasado este tramo, y llegados a un pequeño collado rodeado de riscos, el camino se allana hasta llegar a un desvío claro en el que abandonamos las marcas de PR y seguimos uno hitado que nos llevará hasta la base del Yelmo.

Ahora se trata tan solo de buscar, de entre los múltiples senderos que llegan a él, el más corto. Iremos subiendo por algún canchal de granito ya rodeados de gente.

Pensábamos estar solos debido a las fechas, pero el día soleado y lo cómodo que es llegar aquí desde El Tranco hacen que al llegar a la chimenea final de acceso a la cumbre debamos esperar…algo menos que otras veces, según nos dice un veterano.

Nos encajonamos de uno en uno en la chimenea, que es muy sencilla. No hay caída posible y aunque es algo claustrofóbica, se pasa rápido y bien.

Una vez pasada solo queda subir unas piedras hacia la derecha y estamos arriba.

Ha merecido la pena ¿no crees?

Acometemos la bajada (más sencilla que la subida) y vamos por la pradera del Yelmo envidiando a los escaladores de la cara Sur.

Allí cogemos el camino de Carboneras hasta la zona de Las Cerradillas en que hay una bifurcación de caminos.

Nosotras cogemos el señalizado como GR-10 (el nuevo GR-10, de hecho), que queda a la derecha en el cruce de caminos principal. Este nos llevará a Canto Cochino para acabar la jornada.

Esperamos que os guste esta circular, que pensamos que hace interesante la ascensión.

 

 

 

 

 

 

A las Torres de La Pedriza por el collado del Miradero.

Queríamos terminar la temporada estival (aunque con estos veranos eternos quien sabe) de la mejor manera posible.

Y en Madrid esto quiere decir La Pedriza, un lugar que yo no conozco en profundidad pero del que quiero empaparme cada vez más.

La intención era salir desde Canto Cochino por el PR M-2, llegar al collado del Miradero, ascender las Torres, Alto de Matasanos, Peñas Linderas y retornar al inicio utilizando el PR M-1 por la cuerda de Las Milaneras.

No fue exactamente así, pero mejor os contamos poco a poco:

2016-08-20 17.40.57

Llegamos a Canto Cochino por la tarde. Para hacerlo dejamos el coche en el centro de visitantes de La Pedriza y cogemos el bus lanzadera que nos lleva hasta el comienzo.

Esto es así por las nuevas restricciones para el baño, las actividades lúdicas y la estancia de coches dentro del Parque Nacional debidas a la situación deplorable que se estaba viviendo en la zona (desaparición de la fauna y flora de la ribera y del río Manzanares, masificación, erosión, riesgo de incendios…). No me voy a extender, solo decir que aunque pienso que mejor que las prohibiciones es la enseñanza y la asimilación de conceptos, si nos encontramos en una situación grave de deterioro que nos exija algunos esfuerzos, mejor hacerlos que perder la poca riqueza natural que nos queda.

Pues eso, que nada más bajar y cruzar el río Manzanares, enlazamos ya con la senda que nos llevará hasta el collado del Miradero. Aunque está perfectamente señalizada, cuidado al comenzar, pues también tenemos aquí el PR M-1 y el GR 10, no la liéis nada más empezar.

2016-08-20 17.48.53

Caminamos en dirección al refugio Giner de los Ríos, con mucho calor pero en un camino asequible, que nos ayuda a coger ritmo. No en vano estamos en la zona conocida como “Autopista de La Pedriza”.

2016-08-20 18.05.47

Cuando lleguemos al refugio, no debemos cruzar el arroyo de la Majadilla, sino seguir de frente continuando con las marcas blancas y amarillas.

Seguimos al costado de un arroyo, en este caso el de Los Poyos, que nos ayuda a no tener demasiado calor, ya que tenemos las mochilas cargadas…casi todo de líquidos.

2016-08-20 18.36.49

Cuando el pinar, bajo el que iremos gran parte de la tarde, se aclara, nos deja ver alguna de las curiosas formaciones geológicas que existen en esta mágica masa granítica que es la pedri. No sé si en este caso son el platillo volante, el pájaro, el normando…ya que es la primera vez que vengo por la zona.

2016-08-20 18.54.51

Seguimos avanzando, y al llegar a una zona conocida como “Cuatro Caminos”, en la que se están realizando trabajos forestales actualmente,  debemos continuar de frente. No debe haber problemas, ya que está muy bien indicado…

2016-08-20 19.04.31

Aquí empieza la parte más dura del día, pues los desniveles son importantes, además de que los afloramientos rocosos se intercalan con el pinar y toca utilizar las manos en algún momento. Cansado pero muy divertido, como siempre que nos acercamos a la zona.

Además, pasamos otro tramo de pinar bastante cerrado, que debe ser de lo más bonito de la ruta, que no esperábamos y que nos ayuda a pasar la zona. Porque nos toca canear, ya que tenemos que llegar arriba y encontrar algún huequito acogedor.

2016-08-20 19.30.57

2016-08-20 20.18.57

Al salir del pinar a la altura del collado del Miradero y a 1880 msnm, nos encontramos con esta fantástica panorámica (lástima de mi cámara):

2016-08-20 20.25.48

Ya solo nos queda un tramito, girando hacia nuestra derecha, en dirección a las Torres.

2016-08-20 20.34.00

Este tramo es compartido entre los dos PRs, y lo utilizaremos al día siguiente para volver. Es de lo más bonito, con el sol cayendo sobre el roquedo de La Pedriza y su bosque al fondo, sobre La Pedriza…y si volvemos la vista atrás, la majestuosa Maliciosa.

Y faltaba lo mejor de todo. Nos encontramos solas en la base las Torres, con lo que pudimos elegir vivac y disfrutar de una noche de luna, soledad y algo de viento. Luego como no va a costar volver a la ciudad…

A la mañana siguiente decidimos ascender solo alguna de las Torres (la cuarta y la tercera, que con 2033 msnm es las más alta) y dejarnos el resto para otra ocasión. Eso hará que podamos disfrutar por primera vez de las cumbres que nos quedan y también coger el último bus de vuelta por la mañana.

2016-08-21 09.21.37

Las trepadas de rigor, más difíciles y divertidas de lo habitual debido al sueño y al café en exceso, y las vistas de cumbres como Maliciosa o Bola del Mundo…

2016-08-21 09.26.16

o de la Pedriza Posterior con la que pienso es la Sierra de Hoyo al fondo:
2016-08-21 09.26.38

Y  a bajar! En un camino que conocíamos de la integral de La Pedriza, pero al revés. El camino es eso, un divertido sucederse de roca granítica, en la que a veces hay que usar las manos, y de bosque (pinar, algo de robledal, majuelos, encinas…).

2016-08-21 10.56.03

No lo disfrutamos tanto porque tenemos que darnos prisa, bajar por las Milaneras hasta el collado de La Romera y luego continuar hasta el collado Cabrón. Hay tramos algo difíciles, y algún otro con la orientación tenéis que ir atentas, ya que aunque el sendero está repintado hace poco (recordad que estamos ahora utilizando el PR M-1) hay algún desvío en el que las pérdidas son posibles.

Luego toca seguir bajando, encontrándonos cada vez más gente, hasta llegar por fin a Canto Cochino en un tramo final áspero y pesado hasta coger el bus de vuelta.

2016-08-21 12.26.42

2016-08-21 11.58.58

 

 

 

La Maliciosa desde el collado de Quebrantaherraduras.

Esta ruta la teníamos pendiente desde hacía un tiempo, pues si bien a la Maliciosa desde el valle de la Barramca ya la hicimos hace unos meses, desde la desconocida cuerda de Los Porrones nos tentaba, aunque entre unas obligaciones y otras lo fuimos dejando…hasta ayer, en que el día parecía propicio.

Salimos desde el aparcamiento del collado de Quebrantaherraduras (a 1086 msnm, hay que pasar la casa de visitantes del Parque y ascender con el coche unos kilómetros, antes del aparcamiento de Canto Cochino).

A partir de ahí, las claras y repintadas marcas del PR-M 16 nos guían sin problemas, a pesar de la niebla que desde el principio se hace presente:

20151101_091625 20151101_092948

20151101_092948

En comparación con la subida desde el valle de la Barranca, esta ascensión es solitaria. Apenas unos cuantos caminantes nos encontramos en este primer tramo, de muy fácil caminar, mientras vamos en busca de la Cuerda de los Porrones.

Como decimos, no es fácil seguir la senda, ya que en gran parte ha sido repintada. Continuamos suavemente hasta llegar a un cortafuegos que supone el primer desnivel del día, y continuamos por un agradable pinar mientras las piernas calientan…pues hace un frío de la ostia.

20151101_095054

20151101_101007

Continuamos ya ganando altura de manera evidente hasta salir del bosquecillo que al menos nos tapaba la niebla, que a partir de ahora se convierte en una constante.

Por suerte, está bien señalizado y con alguna duda, pero seguimos avanzando hacia la cresta y el collado Porrón. Aunque no se ve nada de nada, lástima de vistas que queríamos conocer de esta zona en la que nunca habíamos estado…

20151101_103618

Llegados a lo que debe ser el collado Porrón se continúa siguiendo hitos y marcas del PR, no tiene pérdida, aunque como decimos apenas se ve nada.

En algún momento pasamos por la senda que debe ir directa a la Maliciosa Baja (1939 msnm), que dejamos para otro día.

20151101_111937

20151101_105638

Continuamos el sendero, primero en una ligera bajada hasta el collado de las Vacas y luego ya en un ascenso duro, largo y con piedra suelta hasta la cima de La Maliciosa.

20151101_121732

Nos seguimos guiando bastante bien, a pesar del evidente ascenso lo llevamos con calma y no se nos hace pesado. Además, no tenemos claro cuanto nos queda para llegar (en algún momento incluso dudamos de si habíamos pasado o no la Maliciosa Baja, aunque el sendero no lo perdimos nunca), así que cuando de repente veamos el vértice geodésico, no tenemos claro a cual de las Maliciosas hemos llegado…

20151101_122817

…y eso que hemos estado aquí. Nos encontramos con otros montañeros que buscar una bajada diferente a Quebrantaherraduras, ya que nosotras pensamos hacer la vuelta por el mismo trayecto.

Nos confirman que estamos en la Maliciosa (2227 msnm), y comprobamos las magníficas vistas que debe haber, intentando adivinar donde está cada cosa…

20151101_123435

Nos despistamos, y como la niebla se va echando, nos encontramos bajando hacia la Barranca. A pesar de que intentamos volver a Quebrantaherraduras, la niebla es tan densa que no encontramos el sendero y unos chavales que van dirección Barranca nos aconsejan ir con ellos.

Así al menos bajamos, aunque nos tengan que acercar a nuestro coche. Somos poca gente en la montaña hoy, no somos las únicas que andan medio perdidas y no quedan demasiadas horas de luz..así que esta vez no cuenta como perdida nuestra eh!

Así que mira, nos sirve para conocer la bajada de este magnífico valle, del cual de momento solo conocemos la subida saturada de gente…

20151101_141557

Y en un rápido descenso hasta el collado del Piornal primero y ya dentro del bonito pinar siguiendo las diversas marcas de los PR que pasan por la zona (el 17 y el 26, si no recuerdo mal) llegamos hasta el aparcamiento charlando con nuestros nuevos conocidos de otras rutas, de otras pérdidas, de futuras excursiones.

La conversación, aparte del hecho de que es una bajada más rápida que por la otra vía hace que arribemos rápido, lo cual hace que nosotros lleguemos al coche y ellos (muchas gracias!) a su fabada antes de que enfríe demasiado.

 

Integral de la Pedriza (en sentido horario)

Hacía tiempo que no me dolían tanto las piernas y eso es señal de haberlo pasado bien, así que a ver si ahora escuchando bandas sonoras de pelis de Tarantino puedo hacer una crónica decente de la integral a la Pedriza (quizás debiéramos hablar de una de las integrales a la Pedriza, ya que aunque oficial hay una, en la práctica se puede hacer de mil maneras distintas).

Esta ruta la queríamos hacer ya hace un par de meses, debido a que el calor dificulta bastante el día, y más para mí, que soy persona de temperamento cantábrico, pero al final fuimos a hacerla un 4 de junio, pero he de decir que mereció la pena meterle el puntito de sufrimiento del calor.

Decidimos hacerla en sentido horario, como podéis ver en este mapa, ya que es la manera en que mi guía oficial la ha realizado otras veces (la última, unos días antes de llevarme a mí, con todo el mérito que tiene…el hacerla dos veces, no el aguantarme)

Salimos pues, cerca de las 8 y poco de la mañana, desde el aparcamiento de El Tranco. Queremos madrugar para quitarnos el mayor número de kilómetros antes de que el sol pegue fuerte.

20150604_081557

En este primer tramo, en dirección al aparcamiento de Canto Cochino vamos sorteando gente que hace vivac, sin duda mucho mejor que el dominguerismo reinante a nuestra vuelta. Seguimos las marcas del GR hasta este aparcamiento, para después seguir las del PR-M1, que discurre entre pinar de repoblación.

20150604_082549

20150604_084152

20150604_085531

Vamos en busca del collado Cabrón, la primera subida de importancia del día, mientras hablamos del sistema forestal de la Pedriza, de como esta zona, que debía ser de encinar, fue pelada y posteriormente repoblada con pinos para evitar la deforestación, vamos reconociendo especies…lo que quiere decir no es que somos muy inteligentes (que también), sino que me aplico en mis estudios.

20150604_091419

Mientras seguimos ganando altura, el roble melojo va sustituyendo al pino. La verdad es que agradecemos el bosque, aunque hace menos calor del que esperábamos el día promete ser duro.

20150604_095514

Y seguimos tirando, esta vez ya en dirección a la Cuerda de las Milaneras, que nos dará entrada a la Pedriza posterior (creo):

20150604_095721

Las trepadas, aunque endurecen el camino, también lo hacen más entretenido. Aunque hay que reconocer que agradecemos los pocos momentos de llaneo en este terreno rompepiernas.

20150604_104407

Esto va a ser una constante durante el día, subidas y bajadas continuas a lo largo de esta mole de granito.

20150604_110630

Según vamos por la Cuerda, las vistas de Cuerdalarga y de la Maliciosa, que tenemos enfrente nuestra, son imopresionantes:

20150604_112429

Observamos claramente las Cabezas de Hierro, el cerro de Valdemartín, la Bola del Mundo y la susodicha Maliciosa.

Avanzando un poco más adelante tendríamos en línea el Alto de Matasanos frente al Asómate de Hoyos, y al final del todo veríamos la Najarra, aunque estuvimos dudando de si reconocíamos bien la cuerda.

20150604_120247

Lo único malo de Las Milaneras es estar al descubierto, aunque al haber madrugado lo llevamos bastante bien:

20150604_120922 20150604_121134

En esta zona hay que seguir el PR-M1 que te lleva directo a las Torres; nosotrxs nos equivocamos y perdimos el camino durante un momento. Poco después lo retomamos y seguimos hacia las Torres,  que decidimos no subir; así que pasamos entre ellas. Parece un paisaje lunar, cambia todo prado de montaña que estábamos recorriendo hace unos minutos por un mar de rocas:
20150604_125028

Las primeras vistas del embalse de Santillana, en cuya dirección vamos:

20150604_125419

Y a bajar, aunque sea abrupta y brevemente, ya que como os digo es todo un continuo sube y baja

20150604_132852

Este roquedo, aunque es divertido, deja las rodillas y tobillos hechos caldo. No es que haga falta mucha técnica para la ruta, ya que aparte de alguna trepada, en verano al menos consiste en andar y andar y andar; pero la forma física (y agua, en torno a los 3/4 litros por persona) hace falta si te quieres aventurar.

20150604_133518

Agradecemos los tramos de tierra la vuelta del pinar, miramos lo que hemos dejado atrás…

20150604_134851

Y vamos hacia el collado de la Ventana. El cansancio acumulado se nota, y aunque vamos bien de tiempo, sabemos que queda una última subida bastante dura.

Se me olvidaba decir que encontramos bastantes tramos con encina y enebro, lo cual nos alegra bastante, pues parece que el bosque autóctono recupera su lugar.

Nos vamos acercando al collado de la Dehesilla.

20150604_144112

Desde allí vemos claro el sendero a seguir.

20150604_151216

El que esté sin arbolado, después de un tramo que sí que lo tiene, y que además las piernas pesen, hace que nos tomemos un descanso pelín más largo de lo normal. Pero hay que seguir:

20150604_151314

20150604_155150

Una vez en el otro lado del cordal vemos el embalse y Manzanares el Real. Aunque aún nos queda bastante por llegar abajo.

20150604_163209

Continuando el camino, y al poco de dejar a nuestra derecha las masas graníticas conocidas como “Los fantasmas”, podemos elegir varias opciones; o bien bajar por un sendero a la izquierda hasta “El elefantito”, para luego volver a enlazar con el PR-M1 hasta el Tranco, o bien seguir a la derecha en dirección a el Yelmo, por el camino marcado con hitos que es lo que decidimos hacer hoy.

También existe la opción de seguir el PR-M1 que lleva hasta Manzanares, lugar de salida y llegada de la integral originaria.

Como digo, nosotrxs seguimos hasta el Yelmo, donde volvemos a comer y descansar muy merecidamente, y a partir de allí seguimos el sendero (evidente, por el paso de escaladores):

20150604_170002 20150604_172423

La parte final, en bajada continua, se hace larga, muuy larga debido al cansancio,

Pero por fin llegamos al Tranco, tras 9 horas y media de caminata (contando paradas), cerca de 22 kilómetros, así a ojo de buen cubero, unos 1500 metros de desnivel positivo y con unas heroínas caídas en combate: las botas que fueron un regalo en 2009 y que me ofrecieron en La Pedriza un último servicio:

20150604_174415

Me dio mucha pena, no creáis. Pero la vida continúa, y tras mojar los pies en el río y un merecido descanso en una terraza, nos volvemos a casa.

Hasta que repitamos, más pronto que tarde.

20150604_175501

IMG-20150605-WA0001

En la Pedriza hay un elefantito

La Pedriza es un sitio mágico. Como me dijo mi guía y acompañante, es como si alguien hubiera cogido la montaña y la hubiera descolocado, removido, agitado… hasta dar lugar a un paisaje propio de Dalí.

Un lugar donde habitaron bandoleros y se rodaron spaghetti westerns, un sitio donde se mezclan escaladores y buitres…y al cual llevaba años sin ir. Hasta ayer.

20150320_110019

Dejamos el coche en el aparcamiento del Tranco; día laborable, nubes…ideal para no estar rodeado de gente, pues la Pedriza, parte hoy del parque nacional de la sierra de Guadarrama, suele estar lleno lleno.

Comenzamos a ascender por entre las piedras, cogiendo el camino marcado como PR  a nuestra izquierda. Salimos de una cota de 960 metros. Esta ruta, aunque muy fácil, tiene una belleza extraordinaria, que se ve nada más comenzar.

20150320_110735

El sendero está señalizado en gran parte de la ruta, pero no demasiado bien. Al principio, como dijimos, se sigue el PR, luego hay que ir siguiendo los hitos en el camino y poco más adelante, unas marcas en violeta que apenas se perciben ya.

A mí porque me llevaban, que si no caigo en manos de alguna partida carlista (que seguro que alguna queda).

20150320_112251

Las vistas de las montañas que nos rodean son impresionantes. Aunque nosotras no estamos a mucha altura, tenemos Cuerda Larga, Siete Picos y Peñalara muy cerca, y a ratos se ve algo de nieve en las cumbres:

20150320_115130

Ascendiendo, se llega a una pradería cortada por un arroyo (al menos en esta época del año) donde el sendero se pierde un poco, hay que estar un poco atentas; siendo así no hay mayor problema.

Incluso perdiendo algo el camino basta con volver atrás y se encuentra, así que no desesperéis en este laberinto de granito:

20150320_114825

Y en poco rato llegamos al conocido como “elefantito” (a unos 1400 metros de altura aprox.), una forma exactamente igual que un elefante.

20150320_121913

Yo nunca lo había visto y aún estoy sorprendido:

IMG-20150320-WA0024

A partir de aquí comienza el descenso, no sin antes quedar flipando con las vistas; se ve el embalse de Manzanares el Real que daban ganas de tirarse:

20150320_140302

En esta zona del comienzo del descenso es fácil perderse, así que hay que estar atentas, teniendo claro que hay que dejar a nuestra izquierda otra forma curiosa, “el caracol”:

20150320_132029

20150320_143344

Poco después ya se retoma el PR, que es con diferencia la parte del camino mejor señalizada y que nos llevará directamente de vuelta a las primeras casas y al aparcamiento.

Aunque antes nos esperaba la última sorpresa del día: cerca de la zona conocida como “los indios” (y donde hay que estar atentas a unos puntos rojos que nos indicarán el camino a seguir en un roquedal), nos encontramos con estas coleguillas, a las que no les importaba ni el frío, ni la lluvia ni la inclinación:

20150320_155810

Esta es una zona de los indios es lugar habitual de escalada, y estaba acotada en estas fechas por ser también lugar de nidificación de buitres. Buitres que vimos rodear nuestras cabezas todo el camino…

Y tras esta ruta de poco más de 7 kilómetros y unos 450 metros de desnivel nos vamos a casa con la sensación de haber vuelto de una montaña animada, y con muchos deseos de regresar.