Ahora sí: despidiendo el invierno en Guadarrama: Canal central diedro principal Norte Valdemartín (50o máx.).

Fotografía extraída de la web LosK2delaskumbres.

Esta vez sí. La falta de nieve hace que nos despidamos de la temporada invernal en la Sierra del Guadarrama antes de lo normal, aunque conseguimos estirar una semana más (a duras penas) y conocer los diedros de Valdemartín, una zona no demasiado transitada pero que nos deja un buen sabor de boca.

Dejamos el coche en la pista que da al (ahora vacío) refugio de El Pingarrón y seguimos el PR M- 27 hasta que comienzan las primeras palas de ascenso de hacia las Cabezas de Hierro.

Nosotras giramos a la derecha, superamos una primera loma de nieve y nos encaminamos directamente a nuestra vía. Por suerte la nieve, aunque escasa, se encuentra en buenas condiciones.

Hay algo de cornisa en la salida del diedro principal, así que nos fijamos en que es mejor realizar la salida a la izquierda.

Tras aprovechar para jugar un poco, nos animamos con el amplio corredor que va a la derecha del diedro principal, que alcanza los 50o en el estrechamiento final pero que no ofrece mayor dificultad.La nieve aguanta en relativas buenas condiciones, y solo en dicho estrechamiento se nos complica algo la vía, ofreciendo eso sí, estas vistas de Peñalara:

Y tras salir, y ver lo recorrido, vamos a salir por la izquierda hacia la zona de cumbres, siguiendo una pequeña huella y alcanzando el final sin mayor problema.

Eso sí, en vez de aprovechar para coronar el Cerro de Valdemartín decidimos bajar por las palas que hay al otro lado del diedro, aunque estas están ya muy peladas de nieve y además, blandas por el paso de las horas.

Valoramos si hacer alguna de las pequeñas canales que hay en el collado de Valdemartín pero la pereza, el mal estado de la nieve y las ganas de volver a casa pueden más, así que hasta la temporada que viene, Guadarrama!!

 

Apurando el invierno; canal izquierdo de Pulmones (160 metros, 45o máx.).

Pues lo dicho, apuramos como podemos este invierno tan poco invierno. Y lo hacemos en una de mis zonas favoritas del Guadarrama, la zona de Pulmones de las Cabezas de Hierro.

Hacemos la aproximación desde el puerto de Cotos y el refugio del Pingarrón, en un camino casi seco de nieve.

A pesar de la falta de nieve, los Pulmones se ven bastante bien, no solo por su orientación N-NO sino por las nieves caídas los días anteriores.

Así que enseguida nos plantamos en la base de los corredores; la verdad es que tienen muy buena pinta, y hemos llegado los primeros, aunque hay huella reciente.

Hay que reconocer que aunque tenga más inclinación que el Central, este Izquierdo de Pulmones no es tan estético como el anterior, aunque es bastante disfrutón.

Va cogiendo inclinación poco a poco hasta un primer estrechamiento; hay buena huella aunque también partes de hielo, así que, ¡a pasarlo bien!

Tras pasar el estrechamiento, como veis, inclina más y la presencia de hielo es más continua, pero se puede hacer sin excesivas complicaciones.

Tras salir de este tramo, nos incorporamos a la parte final del Central, que es hacia donde va la huella, y acabamos saliendo a la pala final, de unos 30o, que nos lleva a la cumbre de la Cabeza de Hierro Mayor.

Desde ahí bajamos primero al collado entre ambas Cabezas para bajar por el PR-27 en el largo descenso que nos acabará dejando en Cotos.

 

Peñón del Casquerazo (2436 msnm) desde el reugio de la Laguna de Gredos.

Después de una noche de mucho descanso en el refugio (muy buen sitio, clásico, bien atendido, la verdad es que salimos muy contentas), nos levantamos para desayunar en el primer turno de las 7:30 y encaminarnos a la segunda cumbre de este intenso fin de semana de noviembre: el Casquerazo.

Va a ser un día de no mucho desnivel (desde los 1945 msnm en el que nos encontramos hasta la cima), pero duro: lo haremos en kilómetro y medio.

Así que vamos a disfrutar de las vistas mañaneras antes de comenzar:

Almanzor y Galana saludándose… sin palabras

Tenemos una vista muy clara de lo que nos toca. La amplia Portilla de los Machos y a su izquierda, el Casquerazo. Si seguimos la vista hacia la izquierda, El Perro que Fuma, los Hermanitos…que serán los colegas que nos acompañen en nuestra excursión de hoy.

Señalizada a la salida del refu la Portilla de los Machos seguimos los hitos hacia la Laguna Esmeralda entre canchales que nos van embocando a la canal.

Una vez al comienzo de la canal tenemos la misma historia que ayer. 

Canchales de roca en un desnivel que va aumentando, nieve helada que según subimos es más peligrosa.

Embocamos la canal sin irnos directamente hacia ella, con tendencia a la pared que es la base del Casquerazo.

Seguimos hitos todo el rato mientras buscamos los pasos más cómodos… o más bien menos expuestos.

Aunque la subida es más sencilla hoy, también es pronto y hay más pasos con hielo. El día tiene peligro, pero también está divertido, así que saludamos al Perro que Fuma (parece ser que el nombre le viene porque cuando la niebla entra por aquí avisa al resto del Circo).

El caso es que vamos bordeando todo el rato la base del Casquerazo, sin llegar a atacar la cumbre. Siguiendolos hitos despacio y con cuidado, eso si.

Se nos hace el día más largo de lo que contamos, pero la progresión así en mixto es complicada y preferimos la calma.

Al final nos metemos en la trepada a cumbre, sencilla pero aérea. Y culminamos la mañana de esta guisa:

Hacia el Morezón, la Mira y los Galayos (creo)

Mirando el Almanzor y la Galana,  entre otras moles.

Y ya para abajo, despacito y con buena letra.

Que tenemos que recoger la cosas abajo, volver hacia la Plataforma y rumiar en casita todo lo que hemos vivido estos dos días.

 

Presentación

Llevaba tiempo con ganas de crear un blog donde expresar lo que me pasa por la cabeza cuando hago deporte.

Algo que es más bien diferente a la imagen “oficial” del mismo. Un mundo de competitividad, de enfrentamiento, de jerarquías, de especialización, de ser el mejor.

Me gusta más bien pensar en la actividad física como un juego, una forma de relacionarse con el entorno más cercano y con las personas con las que deseas estar, al margen del trabajo y del ocio prefabricado.

Diversión, relajación, esfuerzo, y por supuesto, superación personal, pero entendida no como un enfrentamiento con la otra persona, sino como conocimiento de uno mismo y ganas de sacar más de ti.

Es por eso que me centraré principalmente en el mundo de la montaña, ya que pienso que es el lugar donde aún se encuentran con más facilidad esos valores que entran en confrontación directa con el mundo moderno.

También porque es donde yo personalmente me encuentro más agusto. Queda abierto tanto a otros deportes como a las personas que queráis participar, ya sea escribiendo algún artículo, recomendando algún texto o realizando alguna crítica constructiva. Podéis hacerlo aquí.

Sin más, muerte al Estado.