El Ocejón (2048 msnm) y Ocejoncillo (1960 msnm) desde Campillo de Ranas.

Quienes hayáis leído algo de este blog sabréis que tenemos especial cariño a la Sierra de Ayllón, a pesar de que no vamos mucho por la zona, que es además Parque Natural.

Este fin de semana si que pudimos hacer una breve escapada a los pueblos negros (por sus características construcciones de pizarra oscura), y aprovechamos para subir el pico más característico de la zona, el Ocejón.

Pensábamos pillar algo de nieve, pero como veréis, había muy poquita, así que aprovechamos para disfrutar de la diversidad vegetal y hacer una buena pateada (se hacen unos 20 kms.).

Al contrario que en otras ocasiones, esta vez vamos a subirlo desde el bonito pueblo de Campillo de Ranas.

Como decimos, no tiene mayor dificultad aparte de los casi veinte kilómetros de ruta; a pesar de su altitud, tampoco es el más alto de Guadalajara (el honor le corresponde al pico del Lobo); lo que tiene de característico es su separación del resto de la Sierra, de hecho pertenece a un cordal denominada Sierra del Robledal.

Salimos desde el aparcamiento que hay a la entrada de Campillo y cogemos el sendero señalizado como PR GU-1.

Desde el principio tenemos a la vista el Ocejón, que como se ve está bastante pelado, al menos hasta el Collado Perdices. Aún así, el entorno merece la pena; vamos a tener primero que cruzar un puentecillo que nos internará en una zona de jaras durante la que llanearemos  unos 3 kilómetros, antes de encontrarnos con un cruce de caminos, al lado de un característico depósito de aguas.

En ese cruce de caminos debemos seguir de nuevo las claras indicaciones del PR que lleva al Ocejón.

Nos internaremos en un pinar de repoblación y continuamos, ignorando de nuevo otros caminos señalizados.

Tras abandonar el pinar y seguir ascendiendo (el camino a veces se hace pesado, aunque no duro, ya que es todo bastante tendido) nos encontraremos un poste indicador tirado en una zona con dos caminos; ahí debemos seguir por el más evidente, el de la izquierda, pasar al poco otro cruce (con uno de los caminos que llegan desde Majaelrayo) y seguir por un bonito robledal en el que el camino ya empieza a picar bastante.

Pasado el bosquecillo, en el que encontraremos unas peñas en un determinado momento, a nuestra izquierda que sirven de descanso y mirador, llegaremos al collado Perdices.

Aquí llega también el camino que proviene de Valverde de los Arroyos. Ya solo nos queda encaminarnos al pico.

Al pasar de vertiente, tenemos a la vista lo que no podíamos observar desde Campillo de Ranas, pero aún así acertamos: está todo casi pelado de nieve (aunque la que hay está dura) y hemos paseado el equipo invernal.

Aún así trasteamos un poco antes de llegar a la cumbre, con sus preciosas vistas del resto del Ayllón, la Sierra del Rincón, los Carpetanos y Guadarrama al fondo…

Y lo que intuimos pueden ser unos bonitos corredores, orientación NO, en el acceso a la Cabeza de Mostajar:

Nos planteamos si seguir cresteando en dirección hacia ese pico, al Sur, y luego ir bajando por la línea de cumbres, realizando una circular.

Pero se nos iba a hacer tarde, estamos cansadas y decidimos volver por donde vinimos, siguiendo hacia el Norte para coronar el pico secundario conocido como Ocejoncillo, antes de bajar de nuevo el collado Perdices y emprender un rápido descenso a Campillo de Ranas.

Anuncios

El otoño ya está aquí: Alto del Parrejón (2013 msnm) y la Buitrera (2046 msnm) en la sierra del Ayllón.

Imagen cogida del blog saritaymane.blogspot.com. muchas gracias!

Pues bien, después de mucho, demasiado tiempo sin poder andar a la montaña, y con un verano eterno con su epílogo de fuegos provocados a lo largo y ancho de la geografía ibérica, pudimos aprovechar un fin de semana para acercarnos a algún lado.

Nos decidimos por la Sierra de Ayllón, de la cual aún conocíamos poco, ya que imaginamos que el Guadarrama iba a estar lleno.

La previsión meteorológica daba buen tiempo: viento, niebla, agua y frío de los que pudimos disfrutar en esta escursión, aunque esto nos hiciera perdernos las visiones del hayedo de Tejera Negra.

Salimos en dirección al puerto de la Quesera desde la segoviana Riaza, y dejamos el coche en el mismo puerto, que por cierto, estaba muy concurrido, más de lo que deseamos.

Seguimos la carretera, ya en la provincia de Guadalajara, hasta que vemos a nuestra izquierda un paso muy claro, en el que pone “Hontanares 11 km.”. Este sendero, que se dirige a la ermita del mismo nombre, es el que debemos coger.

De primeras el camino sube bastante, mientras entre la niebla podemos ver algo del hayedo de La Pedrosa a nuestra izquierda (algún haya suelta, la verdad, porque el día está bastante cerrado).

Vamos a continuar la subida hasta llegar al collado de los Lobos. Ahí, justo en el límite provincial, tenemos una bifurcación en la que cogemos el sendero claro que va a la izquierda. Si usáramos el de la derecha iríamos a dar a la Peña de la Silla, que dejaremos para otra ocasión.

Continuamos entonces entre la niebla por el sendero, que va con tendencia de bajada hasta el siguiente collado, el de las Lagunas (una de ellas al menos sí que vemos, aunque se nota que el verano ha sido seco).

Vamos a seguir aquí por la margen segoviana, andando por la falda de la cuerda de las Berceras. Al otro lado tenemos ya en la parte de Guadalajara el hayedo de Tejera Negra, del cual no podremos ver absolutamente nada hoy.

Eso sí, vamos a ir subiendo poco a poco, por un sendero claro y bien señalizado. La verdad es que aunque el día no está nada claro, es muy bonito poder estar en el otoño, una estación que casi estamos olvidando que exste.

Pasando una zona de vegatación y continuando con la suave subida, llegamos casi sin darnos cuenta a la primera cumbre del día, el Alto del Parrejón, de 2013 msnm.

Una breve parada y a continuar, pues se nos ha echado la lluvia encima y el día se está poniendo frío, con viento que proviene de Segovia.

Bajamos al cercano collado del Cervunal, nos aparece de nuevo una bifurcación. Seguimos el camino más claro, el de la derecha, aunque creo que ambos llevan a la Buitrera.

Y seguimos de nuevo la ascensión, ahora ya con tiempo de perros. Casi toda la gente con la que fuimos compartiendo camino se da la vuelta, pues tiene toda la pinta de que el día no piensa abrir; como nosotras nunca hemos estado aquí, decidimos seguir a ver si la mojadura no nos impide llegar.

Vamos enriscándonos algo más, siempre con un camino claro y sin pérdida. Ahora tenemos unas chulas canales en la parte de Guadalajara, donde debiera estar la Tejera Negra, tragada por las nubes.

Debemos de pasar el Alto del Cervunalillo y antes, una cumbre sin nombre también de más de 2000 metros, pero no estamos para parar. Queremos llegar a la Buitrera ya empapados, pero la verdad es que no llegamos a ver el geodésico…porque nos lo hemos pasado.

Tanto que decidimos dar la vuelta sin tener claro si lo hemos hecho o no y en eso estamos hablando mientras caneamos (ya chorreando de agua)… cuando nos encontramos de repente el geodésico y la cumbre.

Así que nada, pico de la Buitrera, con 2046 msnm la cima del día:

Y nada más que dar rápido la vuelta para poder entrar en calor. Aún así, da gusto poder disfrutar de un día de otoño digno de tal nombre, aunque nos toque volver por aquí a disfrutar del paisaje tan espectacular que debe de existir tras la niebla.

 

 

 

 

El Pico del Lobo (2274 msnm) por la canal central del Alto de las Mesas

Después de mucho, mucho tiempo, volvemos a la sierra de Ayllón, a nuestro querido Pico del Lobo.

En esta ocasión con la idea de ascenderlo en una de las últimas invernales de la temporada, por la canal central del Alto de las Mesas. Nos va a suponer un desnivel de unos 800 metros positivos, en unos 8 kms. Y por una canal de unos 40º / 45º de inclinación, vamos a ver.

Madrugamos mucho, contando con coger bien la poca nieve que queda. Y nos plantamos en la estación de esquí de La Pinilla antes que nadie.  Aunque hay niebla, parece que se ve claro donde tenemos que ir: subir a fuego por los remontes que tenemos a nuestra izquierda hasta el denominado “Gran Plató”.

Llegamos al “famoso” Gran Plató y la niebla se nos está echando encima. Vaya faena, porque no tenemos mapa de la zona, y la idea está clara en la cabeza…porque lo que es sobre el terreno…

Así que seguimos con bastantes dudas, siguiendo la línea de remontes (para algo nos ha servido este destrozo ecológico).

Aunque nos planteamos dar la vuelta, encontramos huella, lo que nos permite seguir por el buen camino.

Al principio nos sorprende lo empinado que se pone, pues esperamos la inclinación más adelante. Luego, vamos disfrutando del estado de la nieve, que está ideal: dura, con huella para no perdernos pero sin hacer escalera, y encima cuando se nos abre la niebla podemos visualizar el camino:

El evidente canal central del Alto de las Mesas (aunque hay quien lo considera canal derecho. En todo caso, hay poca información en internet, es cierto que si el día está despejado la subida es muy evidente, pero ojo con los días malos).

Y a la derecha los corredores que se forman en el cresterío del Mirador. Aquí nos dividimos, dos vamos directos a la canal mientras que mandamos un explorador a uno de los corredores, que están en buen estado y se pueden subir bien. Mientras, nosotras seguimos por nuestra canal.

A veces debe formarse cornisa, pero hoy tenemos la salida clara, y al otro lado, el viento y la niebla nos dan un descanso y nos permiten disfrutar de las vistas de la zona, con la que creo que es la Sierra del Rincón al fondo y el Cerrón en primer término. Una estupenda y solitaria subida.

Y tras el reencuentro, vamos hacia la cercana y feúcha cima, aunque hoy con la nieve, el viento y la niebla tiene hasta encanto.

Y ya para abajo, por la vía normal que a través del collado del Aventadero, y tras adentrarnos en el pinar, nos lleva de vuelta a la Pinilla, con sus construcciones a la suiza y de ahí a casita.

Sierra de Ayllón: Pico del Lobo (2274 msnm) y Alto de las Mesas (2257 msnm) desde La Pinilla.

Nos encaminamos en este caso a la casi desconocida para nosotras Sierra de Ayllón, a subir en buena compañía el Pico del Lobo, cumbre de la zona.

Desconocida Sierra de Ayllón porque nos pilla un poco lejos, no por falta de ganas. Ya que esta ruta no la montamos nosotros, somos guiados por un día, que tampoco está mal.

Salimos desde la estación de esquí de la Pinilla, situada en la parte segoviana del macizo:

20151220_094458

Desde el comienzo observamos dos cosas: el perfil alpino de la zona y el destrozo ecológico de la estación de esquí (un mostrenco horrible, con construcción en la cumbre del Pico del Lobo incluida, que parece ser que aún iba a ser más mastodóntica hasta que las leyes de la economía la dejaron como está, paraíso más del ciclismo extremo que del esquí).

No solo la estación de esquí en esta vertiente, en la parte de Guadalajara estaba prevista la instalación de una base militar. Finalmente, se crea la Reserva Natural del Macizo del Lobo-Cebollera, incluida en el Parque Natural de la Sierra Norte de Guadalajara, lo que salva esta zona de grandísima riqueza natural de la destrucción sufrida en la vertiente castellanoleonesa.

Continuamos pues por una pista entre pinares bastante evidente que sale de entre las urbanizaciones de la estación de esquí. Al poco se pasa por una canalización de agua y la pista va realizando unas zetas con alguna pendiente bastante pronunciada:

20151220_095353

20151220_095409

Poco a poco vamos saliendo del pinar, donde como digo están las pendientes más pronunciadas, aunque sin ser nada del otro mundo.

Entre la vegetación que se empieza a aclarar comenzamos a ver la línea de cumbres.

20151220_104933

Llegamos al collado del Aventadero, ya en el límite de los 2000 metros de altitud, y con unas vistas que nos animan bastante.

20151220_110152

20151220_110552

Y seguimos subiendo en dirección a Las Peñuelas. En este tramo existe una zona de la pista que con hielo es bastante peligrosa y obligaría a llevar crampones.

20151220_112655

Obligaría, porque a pesar de que estamos casi en navidad, el día de sol y las altas temperaturas de estos días pasados hacen que solo existan algunas pequeñas placas de hielo. Luego el cambio climático será mentira, en fin.

20151220_113415

Tras llegar al pequeño collado que da a Las Peñuelas (en torno a los 2200 metros de altitud) ya tenemos a la vista el Lobo con su característica construcción semiderruida en la cumbre.

20151220_113629

Solo nos queda continuar la pista hasta la cima para los bocatas, el té y las fotos de rigor.

20151220_124549

Como es la primera vez que estoy aquí, no me sitúo muy bien y no reconozco muchas de las cumbres.

Pero aparte de la Sierra del Rincón y de gran parte de la Sierra de Guadarrama, de la de la Cabrera (por sus características formas), Peñalara…

Y el Cebollera Vieja o Tres Provincias (por lindar con Madrid, Guadalajara y Segovia), que forma parte del mismo cordal y que lo tenemos delante, junto al Alto de las Mesas y el Cervunal.

20151220_120204

…tenemos el Ocejón, todo el Ayllón en su vertiente de Guadalajara, vacío de gente y precioso, y hasta se vislumbra el Moncayo.

20151220_121202

20151220_124658

Como el día se empieza a nublar y Maldonado daba hasta nieve en un rato, seguimos nuestro camino.

En vez de descender por el mismo lado, continuamos la senda que va en dirección a Las Mesas (2257 msnm), que aprovechamos para coronar también.

20151220_125619

Y de ahí, a asomarnos por la impresionante canal de Las Mesas, que como siga así el año quedará de piedra…

20151220_130146

Y continuar la senda que nos enlazará con las pistas de esquí, en las que realizamos un rápido descenso hacia un bar llamado Mont Blanc…tras unos 10 kms. de recorrido y unos 850 metros de desnivel acumulado positivo.

20151220_135421

 

 

 

Pico Ocejón (2049 msnm) desde Majaelrayo.

Os dejamos con una nueva colaboración. Ha costado, pero por fin una amiga se animó a hacer crónica de alguna de sus cumbres.

Además, en este caso, de una zona aún desconocida para mí. Disfruten.

Distancia: 13 Km.

Desnivel: 940m.

Tiempo: 5 h.

Empezamos la ruta desde Majaelrayo, un precioso pueblo en la sierra noroccidental de Guadalajara entre la sierra de Somosierra y la sierra del Ayllón, y que forma junto con Campillo de Ranas, El Cardoso de la Sierra, Tamajón y Valverde de los Arroyos, los conocidos como pueblos de la arquitectura negra debido al uso de la pizarra negra, material extraído del entorno natural de la zona, en la construcción de sus casas.

Como curiosidad en este pueblo se grabó un anuncio en los 90 que protagonizó uno de sus vecinos de profesión cabrero y que tras hablar con él en un bar del pueblo, el director decidió prescindir del actor y contratarle a él.

Aquí lo dejo, a más de uno os sonará…

Para llegar a Majaelrayo hay que coger la carretera de Guadalajara a Tamajón CM-1004 y pasar la ciudad encantada de Tamajón, visita muy recomendable y de ahí la GU-186 hasta Majaelrayo.

CAM02985

La ruta no tiene ninguna pérdida está muy bien señalizada en todos los tramos y lo único que tendremos que hacer es seguir el sendero CM-1 marcado con señales blancas y amarillas y con carteles indicativos en los cruces de caminos que nos guiarán hasta el pico Ocejón, 2049 msnm, situado en la vertiente sur de la sierra de Ayllón.

Nada más llegar al pueblo un cartel al lado de un bar nos indica cómo llegar al pico Ocejón.

CAM03013

Saldremos del pueblo por las casas rurales de las Cabezadas donde empieza un sendero ancho rodeado de jaras.

CAM03015

Pasamos encima del arroyo por un puente hecho con lajas de pizarra y continuamos el sendero hasta su cruce con el camino que viene de Campillo de Ranas también hacia el Ocejón este punto está indicado con poste de madera.

CAM03016

Seguimos ahora con un poco de desnivel más pronunciado y ya viendo menos jara y adentrándonos en un robledal hasta la loma de Peña Bernardo , 1600 msnm

CAM03017

momento en el que giramos a nuestra derecha para continuar con el ascenso hasta el Collado Perdices, en este ascenso observamos como el bosque desaparece para dar lugar al suelo de pizarra y salvando un desnivel de unos 200 metros hasta el Collado.

CAM03022 CAM03023

Una vez en el Collado Perdices  tenemos dos posibilidades seguir el CM-1 indicado en el poste de madera, que nos hará rodear el Ocejoncillo (1956 msnm) y ascender al Ocejón por una senda muy bien marcada o crestear pasando por el Ocejoncillo, nosotras decidimos subir por el CM-1 y bajar cresteando pasando por el Ocejoncillo.

Es ascenso al pico es fácil y cómodo salvo por algunas zonas de lajas sueltas que dificultan la pisada.

CAM03025

 

Una vez arriba solo queda disfrutar de las vistas y de ese silencio que sólo la montaña nos regala.

 

CAM03030

Bajada cresteando por el Ocejoncillo de nuevo hasta el Collado Perdices y de ahí seguir el mismo camino hasta Majaelrayo

IMG-20150907-WA0017

Con ganas de volver a este pico en invierno, que ya nos echó de su cumbre escondiéndola con una densa niebla…

Fin de semana en el Rincón de Madrid. Día 2: Ascensión a Peña la Cabra

Después de una noche de profundo descanso en la posada de Puebla de la Sierra (y tan profundo, nos dormimos cuando aún quedaba sol), encaramos la segunda mañana con mucha más calma, ya que nos queda la última montaña de importancia para terminar a trozos la integral de la sierra del Rincón (a la espera del otoño para realizarla en un día).

En este caso iremos a la conquista de Peña la Cabra (1834 msnm), en una más que asequible ascensión desde el puerto de la Puebla, cuyas vistas, tanto de Guadarrama, Somosierra, los cercanos pueblos de Montejo, Prádena, Horcajuelo…

20150627_112047

 

Y del resto de la Sierra del Rincón, son impresionantes:

20150627_112159

 

Bajamos unos metros por la carretera hasta encontrar una pista forestal donde comienza nuestra ruta

20150627_114130Y vamos entre un feísimo pinar de repoblación por dicha pista hasta que en una curva de herradura muy marcada llegamos al primer pico del día, que queda a la derecha de la curva, Peña Cuervo (1659 msnm).

20150627_120655

 

No tiene mayor relevancia, pero nos permite unas bonitas vistas por lo que nos queda:

20150627_115153

 

A partir de ahí vamos siguiendo la pista hasta que esta acaba y comenzamos a seguir a través de hitos el sendero bien definido que nos lleva por la ladera de otra pequeña elevación

20150627_121547

 

Y que con algún llaneo y vadeando el cauce seco de un arroyo nos va acercando al roquedal de Peña la Cabra

20150627_122649

 

En vez de subir directamente lo hacemos por la cara oeste para darle algo de emoción, pues apenas llevamos una hora de caminata y la dificultad es nula.

Esta subida tiene algo de chicha porque hay que hacer alguna trepada entre las pizarreras y es bastante divertido, aunque muy fácil. Así, poco a poco vamos ascendiendo…

20150627_123927

 

Hasta coronar

20150627_130451

20150627_130552

 

Las vistas, como no, impresionantes. A pesar de que las altitudes no son muy importantes, lo cerrada de esta sierra, la soledad, su alejamiento, el ver pueblos completamente rodeados de montañas es algo tan difícil de encontrar en Madrid, que sin duda volveremos de aquí a poquito.

Aquí tenemos toda la Sierra, desde la izquierda, el Porrejón, Tornera, Centenera… y desde arriba, observándonos durante un rato, teníamos un águila real planeando.

20150627_130337

Como tenemos que volver pronto al sur de Madrid, descendemos por la vía habitual de la cara norte por un sendero poco marcado.

Una vez abajo, solo queda seguir los hitos y el sendero hasta coger la pista que nos llevará al collado de la Tiesa, (donde hay una construcción de madera usada por los bomberos forestales) que queda a la derecha de nuestra visión respecto a la pista que utilizamos a la ida.

20150627_133017

 

De ahí seguimos hasta el cerro Portezuela, de 1747 metros de altura y en una zona ya con poco interés.

 

20150627_135039

20150627_135107

Y ya solo queda seguir los hitos que nos llevarán al final de la pista por una zona con antenas…

20150627_135802

 

20150627_140234

Y de vuelta al puerto de la Puebla, después de una tranquila pero bonita caminata de unos 8 kms. y un desnivel de aproximadamente 450 metros positivos.

 

Fin de semana en el Rincón de Madrid. Día 1: Ascensión a los picos Centenera y Tornera.

Ya habíamos estado en la Sierra del Rincón (la Sierra “pobre”, para los listillos), y nos gustó tanto que queríamos terminar las ascensiones con cierto nivel de la zona. Aunque nos queda pendiente hacer la integral, esta vez lo hicimos en dos días.

Comenzamos de viernes, en la Puebla de la Sierra, quizás el pueblo más bonito, por su aislamiento, de esta zona Reserva de la Biosfera.

Salimos andando por la carretera que va en dirección a Robledillo de la Jara, para a pocos centenares de metros, antes de que la carretera cruce el río,coger una pista marcada con un GR que se abre a la izquierda.

20150626_110402

Pasamos por los “tinados”, construcciones donde se dejaba el ganado. Pese a que están casi abandonadas, merece la pena echarlas un vistazo.

20150626_110557

Nosotras continuamos por la pista, en la que al principio dejamos a nuestra derecha, al otro lado del río, el área recreativa de la Tejera. Como decimos, se trata de seguir la senda, bien marcada, hasta llegar a una presilla, donde se estanca el arroyo del Portillo.

En esta zona vimos roble albar, muy poco habitual en la zona, donde predomina el melojar, y que llevábamos buscando observar desde la otra vez. Vegetación de ribera hace aún más acogedor el lugar:

20150626_112615

20150626_113259 20150626_113426

Cruzamos un pequeño puente y continuamos por una pequeña senda que nos lleva al Lomillo, donde salimos ya a pleno sol, pues hasta entonces estuvimos cubiertos por el arbolado.

20150626_120646

Aunque el camino parece cerrado por jaras de buena altura, giramos a la izquierda, donde se nos aparecen unos hitos que nos marcan por donde comenzar a cruzarlo, aunque luego el camino se cierra y hay que seguir con un poco de agobio, la verdad.

Tenemos como referencia un pinar a la izquierda, en el que nos tenemos que internar.

20150626_123427

 

Aquí tenemos la ascensión más dura de la de esta primera ascensión, pues se alternan subidas duras, con roca, con zonas de pinar que nos dan un descanso.

20150626_123941 20150626_125223

 

Es la subida por Loma Concha hasta llegar al cerro de mismo nombre, a 1777 msnm:

20150626_132057A partir de aquí el camino es mucho más suave, y vamos avanzando por el sendero cubierto por pinar hacia la Centenera. Por alguna extraña razón, estas montañas nos engañaron durante todo el día, y nos empiezan a entrar las prisas por coronar cuanto antes, pues el sol calienta y vamos con retraso acumulado…

20150626_132627

 

20150626_141546 20150626_142442

 

Y así, acompañadas de unas cabras y un simpático mastín, coronamos el pico Centenera (1809 msnm).

20150626_142758

Las vistas son, esta vez sí, espectaculares: el Tornera, nuestro siguiente objetivo:

20150626_145520

Por el otro lado, la continuación de la cresta por el este, con el collado de las Pilas en primer término,

20150626_145625

Y como veis, el collado hacia el cual nos dirigimos para llegar al Tornera. La bajada es a través de lajas de pizarra, que en esta época del año agarra bien, aunque con lluvia debe ser mucho más divertido.

20150626_150949

 

Subimos primero hacia un cerro, sin llegar a coronarlo. Sin coronarlo y tras una suave bajada volvemos a ascender por la ladera de la cara oeste, ya que los afloramientos de pizarra no permiten otro camino más cómodo.

Está marcado con hitos, y aunque con cierta dificultad, lo pasamos sin mayores problemas para coronar que la falta de agua y el calor sofocante. Tened en cuenta que no hay agua en todo el camino.

20150626_153334 20150626_162739

 

20150626_163521

 

20150626_163839

 

La Tornera, de 1865 msnm, nos permite unas vistas muy bonitas de todo el circo de la Sierra del Rincón, del Ayllón, de Somosierra y los montes Carpetanos…

Nosotras continuamos el cordal hacia el NO, y unos hitos que nos vuelven  a indicar el camino nos llevan descendiendo hasta el collado.
20150626_164432

Desde aquí se ve la Puebla perfectamente, incluida la pista que nos llevará hasta él. Para ello, debemos descender abruptamente entre pradería y pizarra para poco después continuar el descenso ya entre pinar de repoblación (por suerte, el roble lucha por mantenerse aún en la espesura del pino).

Nos encontramos con la pista y ya solo se trata de seguirla los 4 kms. (eternos por el calor y la caminata) hasta los tinados donde damos por finalizada la ruta tras 17 kilómetros y 1000 metros de desnivel acumulado positivo.

20150626_173454

Y a disfrutar de Puebla de la Sierra, lugar donde quedamos a dormir para al día siguiente subir Peña la Cabra.

 

20150626_174051

 

Circular con ascensión al Porrejón desde La Hiruela

Este fin de semana iba a hacerme la integral de la Pedriza. Le tenía ganas, y un poco de respeto.

Pero la alergia (benditos alóctonos y bendito diesel), apenas me permitió respirar, no digo ya dormir, así que a última hora hubo que buscar algo más asequible. Y acertamos. La sierra del Rincón o “sierra pobre”, lugar apartado en el noreste de Madrid, con malas comunicaciones, reserva de la Biosfera y lo más importante, ligero microclima húmedo y alejado del senderismo de masas…

Nos dirigimos al pequeño pueblo de La Hiruela, uno de los pueblos (si no el menos, que creo que es así pero no quiero mirar en la wikipedia) de Madrid, ya colindando con Guadalajara.

Característico urbanismo, aunque para mí gusto el pueblo está demasiado restaurado, muy artificial. Aún así, merece la pena, y más a primera hora de la mañana en la que apenas hay turistas.

Así que un café rápido y a caleyar; tenemos como objetivo el pico Porrejón, uno de los más característicos de la sierra del Rincón, con sus 1827 metros de altura en unos 12 kilómetros y poco más de 600 metros de desnivel positivo acumulado:

20150516_103549

Salimos del pueblo y cogemos la carretera a la izquierda. Siguiendo la carretera al poco encontramos una pista que, siguiendo el GR.88, (que está casi borrado en muchos puntos, llevándonos a confusión) nos llevará hasta el final de la misma, donde a la derecha seguimos lo que queda de las marcas entre brezos, jaras y algún melojar poco a poco mezclado con pinar:

20150516_104933 20150516_105701

Vamos a llegar a un prado (Collado de Mingo Pérez, a 1355 msnm), donde cruzamos unas vallas y ojo, no sigáis recto por el camino, que es lo que parece indicarnos:

20150516_112956Sino que hay que seguir por la derecha para comenzar el cordar, empezando por el cerro del Morro o la Morra (1525 msnm), que hay que rodear, casi subiéndolo.

Está lleno de vegetación, pero se va siguiendo más o menos:

20150516_120945

Desde aquí ya tenemos una idea clara del sendero que lleva al cerro Salinero (1662 metros) y al Porrejón después:

20150516_122613

20150516_123445

El cerro lo dejamos a la derecha, llegando al collado del mismo nombre desde donde vemos la repoblación de pino silvestre y La Hiruela al fondo.

Una vez en el cerro Salinero nos aparece una pista bien marcada, pero nosotras tiramos para arriba en dirección al pico. Es la parte más empinada (no especialmente dura, aunque nuestra falta de sueño la notábamos en las piernas) y divertida del día:

20150516_125551 20150516_132128

Hay que seguir todo el rato los hitos, pues el brezal está muy alto y a veces es algo difícil colocarse (aunque en el peor de los casos, se trata de tirar todo hacia arriba, como decía un buen amigo asturiano).

Y al poco, llegamos a la cumbre del Porrejón y sus magníficas vistas de Somosierra, Ayllón, Guadarrama…

20150516_133553

 

20150516_133624 20150516_133638 20150516_133649

Tras un pequeño descanso, seguimos el camino. Como hacemos la ruta circular, debemos bajar de nuevo al collado para a continuación rodear el cerro Salinero (el que se ve en primer término, más allá de la pista) por la izquierda:

20150516_143927

Después se trata de bajar al puerto de la Hiruela, y desde la carretera en dirección al pueblo dejamos a la izquierda una cabaña, bajamos por una senda que sale a la derecha de la carretera y nos lleva primero a la fuente del Puerto y al helipuerto poco después.

Allí cogeremos el antiguo camino carretero de la Hiruela, pista que va entre praderías y vacuno y que nos llevará de vuelta al pueblo.

Que por cierto, tiene varias sendas bien acondicionadas para luego dar una vuelta, llegar al Jarama… y terminar la tarde como personas de bien que somos.

20150516_165946