Las Cabreras (1178 msnm), ruta corta para días sencillos.

Como no había nieve y además las fiestas nos estaban dejando sin fuerzas, aprovechamos para realizar una de esas rutas cortas, tranquilas y sin mayor dificultad pero que son ideales para conocer alguna de las sierras olvidadas de Madrid.

Tiene además el aliciente de poder ir tranquilos y de no coincidir con demasiadas personas.

En este caso nos acercamos a Las Cabreras, ese amontonamiento granítico que hay al otro lado de la A1 si dejamos el Pico de la Miel en el opuesto.

Para llegar, nos desviamos en el km.60 de la carretera de Burgos y cogemos la M127 hasta una urbanización llamada “Pradera del Amor” (quién sabe porqué), llegando hasta su final.

Una vez allí, empezamos a caminar por la evidente pista, dejando a izquierda el Pico de las Vacas y a nuestra derecha, Las Cabreras.

Seguimos hasta el collado que forman ambas;

A pesar de la fealdad de los postes de electricidad, esta Pedriza en miniatura tiene el encanto de poder observar, desde aquí, multitud de las alturas de la zona: Pico de la Miel, Cerrro de San Pedro, la sierra del Mondalindo, Montes Carpetanos, Sierras de Somosierra, Ayllón y del Rincón…

Seguimos por el camino hasta que en una curva, vemos una serie de hitos, al principio no muy evidentes que nos dejarán en pocos minutos en la cima de la primera de Las Cabreras (la que tiene el hito, con 1177 msnm, pero que no es la más alta).

Hay que poner las manos en algún momento pero más allá de eso, no existe dificultad alguna.

Una vez en la cumbre, seguimos la cresta (esta vez si, más entretenida y con algunos pasos muy chulos) hasta la siguiente de Las Cabreras, que con 1178 msnm es la máxima altitud de la zona, y tiene además una doble cumbre que alcanzamos antes de comer, pasar un rato al sol de enero y volver por el mismo camino.