De la Barranca a la Maliciosa por la Cuerda de las Buitreras.

Queríamos empezar con las invernales este fin de semana, y queríamos hacerlo fuera de los circuitos habituales para evitar la masificación.

Así que nos decidimos por la Cuerda de las Buitreras, donde se forman unos pequeños corredores que no conocíamos y que además, nos llevarían a una de los pocos dosmiles del Guadarrama aún no ascendidos.

Por lo que respecta a lo primero, nos quedamos con las ganas, pero a cambio le volvimos a hacer una visita a La Maliciosa después de mucho tiempo, además de currarnos una circular bien bonita.

Salimos del párking de la Barranca y cogemos el PR M-26.

Lo seguimos, pasando por la fuente de la Campanilla y siguiendo por la ruta normal a la Maliciosa. Cuando se va abriendo el pinar vemos la falta de nieve que hay, lo que unido a la inversión térmica que está habiendo estos días nos deja a las claras que vamos a tener día de pasear crampones y piolet.

A pesar de ello, seguimos hasta coger a la derecha nuestra un rastro de sendero que nos llevará a los riscos que conforman la Cuerda de las Buitreras.

Nos vamos metiendo en un divertido canchal granítico en el que sin problemas, vamos ganando altura.

Vamos buscando un evidente collado, aunque antes de llegar a él viramos a la derecha para alcanzar la cuerda y tener una magnífica visión del mar de nubes que tenemos el día de hoy (la foto, como casi siempre, no hace justicia):

Desde ahí, y pasando por la cota 2100 (que creemos es la más alta de la cuerda) pasamos por los riscos de La Maliciosa hasta llegar a la cumbre homónima, la cual hacía mucho mucho que no pisábamos.

Y una vez allí decidimos bajar en dirección al Peñotillo Alto, que se ve magnífico y cercano desde la cumbre:

No ascendemos el Peñotillo sino que lo bordeamos, dejándolo a la izquierda. Como siempre, esta desconocida montaña nos deja sin aliento en la bajada.

Es un estupendo caos de roca hasta que llegamos al arroyo de las Tijerillas (al menos creo que se llama así) y lo descendemos de vuelta a la Barranca.

No conseguimos pisar mucha nieve, pero a cambio realizamos una interesante circular con mucha trepada rocosa, así que una por otra.