Besiberri Sud (3024 msnm) y Pic d’Avellaners (2982 msnm) desde el valle del Besiberri.

 

Hace unos años, cuando estuve por primera vez en esta zona, teníamos dos intenciones: subir al Punta Alta de Comalesbienes en el que fue mi primer 3000. También haber hecho el Comaloforno y el Besiberri Sud, lo que nos quedó pendiente.

No habíamos podido volver hasta ahora; así que en esta crónica hablaremos de este segundo intento.

DÍA 1: Desde el refugio de Conangles hasta el del Besiberri.

Esta vez, en vez de hacerlo desde el PN de Aigüestortes, salimos dirección Vielha para subir desde el valle del Besiberri.

Dejamos el coche en el aparcamiento del refugio de Conangles, a 1555 msnm y pegado a la carretera, y buscamos la amplia pista que va en dirección al refugio no guardado del Besiberri, donde dormiremos.

Esta pista, perfectamente balizada, se utiliza para subir por el barranco del Besiberry hasta el estany Gran de Besiberri, y se parte en dos, pudiéndose subir por dicha pista o por un sendero más empinado que corre entre hayas y abetos.

Esto hacemos nosotras, pasando además por unos saltos de agua espectaculares, y cruzando en alguna ocasión el torrente, que baja este año bien cargado.

El camino se hace largo pero la salida no puede ser más espectacular: en cuanto ganamos altura y vamos saliendo del bosque tenemos detrás nuestra la zona de Moliéres (poco más tarde tendremos unas vistas muy chulas del Aneto).

Y tras pasar una especie de collado, el estany Gran con los Besiberris y el Colaloforno.

Y como un puntito en la distancia, el refugio al que vamos, bordeando por nuestra derecha el estany y luego ascendiendo entre revueltas hasta llegar a él.

Donde por sorpresa (habíamos madrugado bastante para tener sitio) pasaremos la noche solas.

DÍA 2: Desde el refugio del Besiberri hasta el Besiberri Sud, pic d’Avellaners y descenso.

Tras haber descansado bien, desayunamos pronto, esperamos a que haya algo de luz y nos ponemos en camino, por un sendero que por encima del refugio sigue hitos en dirección al Besiberri Sud.

Vamos a pasar primero una zona de regatos para luego, entre rocas pero siempre bien hitado (lo que nos permite esquivar los neveros que aún quedan) ir encaminándonos hacia la canal del Estanyet.

A la derecha podemos observar el brillo que deja el refugio del Besiberri.

Pic d’avellaners a la derecha de la imagen.

Aparte de los hitos, el camino es claro porque tendremos siempre a la vista el pic d’Avellaners, que nos servirá de guía si no conocemos la zona.

Poco a poco nos vamos acercando a la canal y vemos que aquí si que existe un gran nevero para el que harán falta piolet y crampones.

Los ponemos y buscamos la salida más evidente, pues en realidad son varias canales por las que podemos pasar: habíamos leído que la zona es bastante chunga y que además hay que estar atentas a la subida porque luego a la bajada la visión es bastante distinta. Nosotras cogimos la canal en la que hay una placa dedicada a una chica francesa muerta, y que da al poste que indica el collado.

Aquí se ven las 3 posibles opciones: de izquierda a derecha la amplia pedrera, la canal en la que se puede ver arriba el poste indicador y el pequeño corredor a la derecha aún con una línea de nieve.

Como decimos, ojo a esta zona que es bastante complicada y además expuesta a la caída de piedras. La subida se nos hizo difícil pero íbamos solas; la bajada, con un montón de gente tirando rocas, era bastante peligrosa, y aún así eramos las únicas que llevábamos casco, aparte del material invernal.

Llegamos bien al collado, que además marca el comienzo del Parc Nacional d’Aigüestortes i estany St. Murici.

A partir de aquí, ya solo falta seguir hacia la cumbre por un tramo mucho más sencillo.

Y tener una visión tremenda del Parque Nacional, donde hay bastantes estanys aún congelados en pleno agosto, haciendo honor a su nombre.

Nos fijamos en el tramo de cresta que va hacia el Comaloforno, que era nuestro siguiente objetivo. Pero unas nubes que se estaban metiendo y el hecho de que habíamos ido muy despacio y nos quedaba la bajada nos hacen dar la vuelta.

Así que nada, vuelta al collado y aprovechamos para subir, en unos minutos, el pic d’Avellaners.

A partir de ahí, bajada por la canal (que ya dijimos, y vuelvo a repetir, es bastante peligrosa) y llegamos al refugio para comer algo, descansar y tirar de vuelta hacia el coche, en las profundidades del valle.

Anuncios