El otoño ya está aquí: Alto del Parrejón (2013 msnm) y la Buitrera (2046 msnm) en la sierra del Ayllón.

Imagen cogida del blog saritaymane.blogspot.com. muchas gracias!

Pues bien, después de mucho, demasiado tiempo sin poder andar a la montaña, y con un verano eterno con su epílogo de fuegos provocados a lo largo y ancho de la geografía ibérica, pudimos aprovechar un fin de semana para acercarnos a algún lado.

Nos decidimos por la Sierra de Ayllón, de la cual aún conocíamos poco, ya que imaginamos que el Guadarrama iba a estar lleno.

La previsión meteorológica daba buen tiempo: viento, niebla, agua y frío de los que pudimos disfrutar en esta escursión, aunque esto nos hiciera perdernos las visiones del hayedo de Tejera Negra.

Salimos en dirección al puerto de la Quesera desde la segoviana Riaza, y dejamos el coche en el mismo puerto, que por cierto, estaba muy concurrido, más de lo que deseamos.

Seguimos la carretera, ya en la provincia de Guadalajara, hasta que vemos a nuestra izquierda un paso muy claro, en el que pone “Hontanares 11 km.”. Este sendero, que se dirige a la ermita del mismo nombre, es el que debemos coger.

De primeras el camino sube bastante, mientras entre la niebla podemos ver algo del hayedo de La Pedrosa a nuestra izquierda (algún haya suelta, la verdad, porque el día está bastante cerrado).

Vamos a continuar la subida hasta llegar al collado de los Lobos. Ahí, justo en el límite provincial, tenemos una bifurcación en la que cogemos el sendero claro que va a la izquierda. Si usáramos el de la derecha iríamos a dar a la Peña de la Silla, que dejaremos para otra ocasión.

Continuamos entonces entre la niebla por el sendero, que va con tendencia de bajada hasta el siguiente collado, el de las Lagunas (una de ellas al menos sí que vemos, aunque se nota que el verano ha sido seco).

Vamos a seguir aquí por la margen segoviana, andando por la falda de la cuerda de las Berceras. Al otro lado tenemos ya en la parte de Guadalajara el hayedo de Tejera Negra, del cual no podremos ver absolutamente nada hoy.

Eso sí, vamos a ir subiendo poco a poco, por un sendero claro y bien señalizado. La verdad es que aunque el día no está nada claro, es muy bonito poder estar en el otoño, una estación que casi estamos olvidando que exste.

Pasando una zona de vegatación y continuando con la suave subida, llegamos casi sin darnos cuenta a la primera cumbre del día, el Alto del Parrejón, de 2013 msnm.

Una breve parada y a continuar, pues se nos ha echado la lluvia encima y el día se está poniendo frío, con viento que proviene de Segovia.

Bajamos al cercano collado del Cervunal, nos aparece de nuevo una bifurcación. Seguimos el camino más claro, el de la derecha, aunque creo que ambos llevan a la Buitrera.

Y seguimos de nuevo la ascensión, ahora ya con tiempo de perros. Casi toda la gente con la que fuimos compartiendo camino se da la vuelta, pues tiene toda la pinta de que el día no piensa abrir; como nosotras nunca hemos estado aquí, decidimos seguir a ver si la mojadura no nos impide llegar.

Vamos enriscándonos algo más, siempre con un camino claro y sin pérdida. Ahora tenemos unas chulas canales en la parte de Guadalajara, donde debiera estar la Tejera Negra, tragada por las nubes.

Debemos de pasar el Alto del Cervunalillo y antes, una cumbre sin nombre también de más de 2000 metros, pero no estamos para parar. Queremos llegar a la Buitrera ya empapados, pero la verdad es que no llegamos a ver el geodésico…porque nos lo hemos pasado.

Tanto que decidimos dar la vuelta sin tener claro si lo hemos hecho o no y en eso estamos hablando mientras caneamos (ya chorreando de agua)… cuando nos encontramos de repente el geodésico y la cumbre.

Así que nada, pico de la Buitrera, con 2046 msnm la cima del día:

Y nada más que dar rápido la vuelta para poder entrar en calor. Aún así, da gusto poder disfrutar de un día de otoño digno de tal nombre, aunque nos toque volver por aquí a disfrutar del paisaje tan espectacular que debe de existir tras la niebla.

 

 

 

 

Anuncios