La Mira de Gredos por el Carril de Galayos.

Conozco muy poco Gredos, y parece mentira que nunca, en mi vida adulta, me hubiera acercado a su zona central.  Además, pensaba que nos pillaba mucho más lejos, pero viendo que desde algunas zonas de Madrid se tarda realmente muy poco, esta no será ni mucho menos nuestra última visita.

Tras algunas recomendaciones acerca de a que sitios visitar nos planteamos una de las ascensiones más clásicas y sencillas en invernal: la Mira (2343 msnm) por el Carril de Galayos. Eso sí, los más de 1200 metros de desnivel positivo no nos los va a quitar nadie.

Después de pasar una de las noches más frías que recuerdo en un pueblo cercano, nos acercamos a la plataforma Nogal de Gredos, en el pueblo de Guisando. Desde allí, a 1100 metros de altura,  vamos a comenzar a caminar por el PR- AV43 (Ruta del Carril de los Galayos), que nos llevará hasta el refugio Victory, a 1970 metros de altitud.

2017-01-22-09-14-56

Al comienzo, el camino está realizado a modo de escaleras naturales en la piedra, que hacen que el camino vaya ganando altura lentamente; a mí particularmente no me apasiona este tipo de construcción, pero hay que reconocer que es cómodo, y además tenemos un par de fuentes en el camino, que nos permiten algún descanso. La mala noche se nota.

20170122_095022

Seguimos subiendo por el barranco del río Pelayo, con un día magnífico para la montaña. Eso sí, se ve que hay muy poca nieve. Según continuamos, el camino se empina cada vez más, aunque aún sin nieve o hielo.

Cuando llegamos a la bifurcación que nos hace elegir entre la Apretura (que nos llevaría pegaditos a Los Galayos) o bien por las zetas, nos decidimos por esta última opción. El cansancio que llevamos nos hace ser más precavidos, ya que por la Apretura puede ser delicada al pasar,  al mismo tiempo tendremos la ocasión de disfrutar de las vistas del galayar:

20170122_103436

img-20170123-wa0004

Impresionadas vamos ganando altura mientras observamos el Torreón, el Pequeño y el Gran Galayo, la Punta de Don Servando…y ya con algo de nieve, blanda pero con alguna plaquita de hielo debajo, llegamos al refugio.

20170122_112137

Muy cuidado, con una parte abierta y otra guardada (por el Grupo Gredos de Montaña), y enclavado en un lugar privilegiado.

Tras comer y beber un poco al sol, nos ponemos en marcha de nuevo. Dejaremos el refugio a nuestra izquierda, siguiendo los hitos por lo que debiera ser una pala de nieve, pero que ya veis como está. Eso sí, disfrutamos de lo lindo, y tenemos que estar atentas.

20170122_11560820170122_120757

El desnivel acumulado ya es importante; seguimos subiendo, con algún tramo pelín más complicado. En una de estas vemos una buena manchad de sangre en la nieve, en efecto, otro montañero con el que nos cruzamos nos dice que otra pareja de chavales ha tenido un pequeño accidente un rato antes. Siempre siempre hay que tener cuidado, y más con este día en el que la nieve acumulada tiene debajo placas de hielo, como dijimos antes.

Seguimos hacia arriba hasta llegar a un pequeño collado, que nos marca la divisoria y la línea de cumbres en la que se encuentra La Mira.

20170122_123545

Hasta aquí es la parte más complicada; una vez en la divisoria, a pesar de que sople algo de viento, giramos a nuestra izquierda siguiendo huella y nos enfilamos hacia el torreón que marca la cumbre, en un ascenso suave, aunque algo tedioso.

img-20170123-wa0006

Hasta llegar a la cumbre, que podemos disfrutar a solas. ¡Esto sí que es suerte!

img-20170122-wa0003img-20170123-wa0003

Y aprovechar para ver el Circo de Gredos,

img-20170122-wa0009

la sierra oriental en dirección al Guadarrama (no sé me ocurre mejor definición, ya que me pierdo en esta zona jeje)

img-20170123-wa0000

Y aunque no haya foto, las cumbres que se pierden siguiendo la cresta de La Mira (Peña del Chocarrón, El Raso) que también superan los dosmil metros de altitud.

Y nada más que nos volvemos para casita por el mismo lado, muy cansados pero muy contentos.

img-20170123-wa0007

 

 

 

Anuncios

Deporte de Calle Radio: 12ª Jornada con La Lima Mecánica

liga-basketEn esta jornada recibimos al equipo “La Lima Mecánica” de la Liga Cooperativa de Baloncesto de Madrid, que nos cuentan cómo de las ganas y la voluntad de pasarla bien, cooperar y jugar al basket puede surgir un equipo de gentes desconocidas entre sí y de diferentes partes del mundo, demostrando que esto de hacer deporte no es tan complicado.

Nos hablan también del proyecto germen de este equipo: “La Escuela de Paquets”, en el que cada miércoles cualquier persona puede acercarse a practicar baloncesto sin importar el nivel en un ambiente totalmente inclusivo.

En breve tendremos de vuelta nuestra web: deportedecalle.com

Ídolos de la infancia (III): Arvydas Sabonis

sabonis1Pues sí, yo del pequeños era del Madrid. Algo de lo que no hablo, pero que en una familia a la que el deporte no le iba ni le venía, lo fácil era ser de la mayoría.: el odioso equipo blanco, el que siempre gana, el que roba jugadores porque puede pagarlos. Pero es lo que había.

Y aunque no entendí de baloncesto hasta años después (y aún me cuesta, sobre todo jugarlo), mis primeros recuerdos son de este tiarrón de 2.21 vestido de blanco. De hecho, no sé porque, le recuerdo tanto tirando tiros libres como dominando en la zona. No conocía gran cosa de él, pero me sonaba junto a nombres como Santos, Arlauckas o Biriukov. El rechazo al equipo donde jugaban, evidentemente, llegó después.

Pocas cuestiones técnicas os podría contar porque yo era demasiado pequeño, pero si que recuerdo aquella derrota en Salamanca contra el gran Rafa Vecina y ese equipo, uno de tantos desaparecidos.

¿Qué contamos del buen Arvydas? (Es posible que para las más jóvenes les sonará más su hijo Domantas, que anda jugando ahora en la NBA.

sabonis2Pues el lituano, aún soviético, que llevó al gran Zalgiris Kaunas a ganar 3 ligas de la URSS seguidas a primeros de los 80. Elegido para jugar en la NBA, la perestroika no llegaba a tanto y tuvo que posponer su llegada a la mejor liga del mundo…muchos más años de lo que él y todo el mundo pensaba.

No por su falta de calidad, o de adaptación al baloncesto internacional. Parte fundamental de la potentísima URSS con Tachenko, Kurtinaitis u Homicius, selección con oros olímpicos, mundiales y europeos. Y con épicos enfrentamientos con otro país desaparecido: La Yugoslavia de Tito y de Petrovic (y tantos y tantos otros…)

Los motivos fueron sus diversas y graves lesiones le llevaron… a Valladolid (otro de los grandes desaparecidos de la ACB, gran recuerdo de viaje estudiantil de joven tengo yo), donde se recuperó de tal manera que es fichado por el Real Madrid, llegando a ganar la Euroliga y siendo pieza básica en el equipo.

Aún así, su posible rendimiento en la NBA era más que dudoso. Su edad (tenía más de 30 años), su pasado de lesiones, la velocidad y fuerza física imprescindible en el yanqui…¿podía con ello?.

sabonis3Pudo. Siete años en Portland Trail Blazers (si, este equipo si me cae bien), importancia en el equipo, nominado a diversos premios y la tranquilidad del deber cumplido antes de volver a Lituania, a su equipo de siempre, a jugar minutos importantes, no creáis que estuvo de paseo.

Y poco más, hay gente que ya cuenta esta historia mejor que yo.

A Sabonis hay algo, que más allá de sus estadísticas, su poderío en la zona (y eso que a mí me gustan los tiradores y jugar por fuera, los pívots no me atraen demasiado la verdad) y su presencia mediática le agradeceré siempre: consiguió hacerme llegar por vez primera ese deporte que se llama BALONCESTO.