Primeras nieves del año: Cerro Minguete (2026 msnm) desde Las Dehesas de Cercedilla.

Ansiosos estábamos ya de nieve, y más cuando los últimos años esta (y el hielo) han faltado de Madrid por culpa del más que evidente cambio en el clima.

Así, salimos pronto de la cama para llegar a Las Dehesas de Cercedilla, en un día desapacible; a pesar de ello no queríamos dejar pasar el fin de semana sin subir a la sierra.

Comenzamos a caminar por la calzada borbónica, antigua vía de paso de la realeza (hasta que se abrió el Puerto de Navacerrada) y una de las múltiples sendas de la zona.

Se trata de seguir los puntos blancos en un sendero que asciende el Valle de la Fuenfría desde los 1305 msnm hasta llegar casi a los 1793 del Puerto.

El camino no tiene pérdida, aunque es algo incómodo en su pisar, sobre todo porque contábamos con nieve en una cota más baja, como la anterior vez que vinimos.

15211768_1860842884128748_1575229787_nComo decimos, el día está desapacible; a ratos con lluvia. Todo esto hace que subamos en soledad, pudiendo disfrutar de la fauna de la zona en silencio, así como de las primeras nieves, que solo se harán más habituales al ir llegando al puerto.

15211545_1860843027462067_1547941251_n15240310_1860842967462073_1280172291_nUna vez arriba, la estampa ya es plenamente invernal; paramos un momento a disfrutarla antes de virar a nuestra izquierda para acometer el suave ascenso al Minguete.

15226493_1860843054128731_279451365_n

Seguimos los hitos y las huellas, al principio de manera más cómoda, pero poco a poco se nos echa la niebla y comienza a nevar fuerte; auque nuestra idea era continuar hasta Montón de Trigo y Pinareja, decidimos, una vez llegados a Cerro Minguete (aunque la foto no sea de la cumbre, tan poco se veía) dar la vuelta por no tenerlo claro.

15175581_1860843044128732_1742460847_n15209087_1860843057462064_1831211011_n

Una vez de vuelta en el Puerto de la Fuenfría, y para hacer el recorrido de vuelta algo diferente, cogemos el GR-10 en la dirección opuesta al Minguete.

15240183_1860842987462071_1804435580_nAl poco rato cogemos en camino Schmid (puntos amarillos) a nuestra derecha, para llegar tranquilamente al aparcamiento de Majavilán, donde concluimos el día de hoy con unos estiramientos bajo la lluvi y un té bien caliente.

15211647_1860842927462077_274941319_n

 

 

 

 

 

 

La desconocida Peña Citores y la senda del Batallón Alpino.

Como hemos comentado muchas veces, la sierra del Guadarrama tiene grandes desconocidas. Una de ellas es Peña Citores, con sus 2181 msnm y ya en Segovia.

Su cercanía a Peñalara, y también su escasa dificultad (unos 3 kilómetros de paseo con un desnivel de poco más de 300 metros), hacen que sea escasamente visitada, y si se hace sea para subir las otras cumbres cercanas.

El valor que tiene es fundamentalmente histórico, pues cerca de su cima se conservan restos en muy buen estado de la guerra civil, correspondientes al trabajo realizado por el Batallón Alpino, montañeros a los que el partido comunista moviliza en 1936 para mantener el frente del Guadarrama, que se extendía desde el Alto de El León hasta el de Canencia.

Pues bien, esa senda, la del Batallón Alpino, es la que vamos a utilizar esta tarde para subir a Peña Citores. Algo tan sencillo que podemos dedicarle una tarde entre semana, para que por un lado mi hermano suba su primer dosmil; por otro, para disfrutar de estos parajes en tranquilidad.

Salimos del aparcamiento del Puerto de Cotos que como decimos, esta casi vacío:

img_4952

Y subimos hasta llegar a la ruina que es a día de hoy el refugio del Club Alpino Español. Allí, tras el mirador de Lucio, pasamos la cancela que separa Madrid y Segovia y comienza la senda.

img_4955-1

Seguir el sendero, balizado con puntos amarillos, es sencillo. Vas subiendo poco a poco entre el pinar, con las espléndidas vistas de la Cuerdalarga, de Siete Picos o del cordal de la Mujer Muerta en esta tarde otoñal.

img_4959-1 img_4960-1

El pinar va aclarando al ir ganando altura, y salimos a un amplio collado (el collado de Citores), en el que yendo hacia la derecha llegaríamos a la Hermana Mayor. Nosotros vamos directamente a Peña Citores, bien visible (y redondeada), a nuestra izquierda desde hace un buen trecho.

img_4957-1

Según vamos llegando vamos viendo las construcciones de la guerra; trincheras, un corro de piedra bien grande, vivacs…todo en muy buen estado de conservación.

img_4963-1

Y sobre todo, una placa puesta en honor de uno de estos luchadores. La verdad es que emociona leerlo:

img_4968-1

Estamos muy cerca de la aplanada cumbre, un montón de piedras parece ser el punto más alto.

img_4975

Y volvemos hacia atrás con algo de niebla despidiéndose de nosotras.

img_4979

 

 

 

 

Los Ancares leoneses: Cuiña, Peñalonga y Mostallar desde Burbia.

Tras unos días en Somiedo, cogemos carretera y manta y tras pasar por Babia y Tsaciana llegamos a Los Ancares (bueno, históricamente Ancares solo corresponde al que actualmente es el ayuntamiento de Candín, pero a día de hoy se le llama así a una amplía zona entre León, Galicia y Asturies), tierra fronteriza en el irreductible Bierzo.

Quedamos en el pueblo de Burbia, dentro del valle del mismo nombre; y menudo acierto, es posiblemente uno de los mejores lugares en los que habremos estado, a pesar del destrozo de algunos lugares realizado por la extracción de carbón y más recientemente, por los incendios provocados.

A pesar de todo, y gracias al aislamiento, encontramos unos valles que tanto a nivel humano como natural mantienen el sabor añejo de los lugares perdidos.

Y una vez allí, decidimos hacer algunas de las cumbres más altas de la zona. Aunque no son desde luego tan altas ni complicadas como lo son más al Oriente de la Cordillera Cantábrica, la belleza de estas montañas tapizadas de verde no están exentas de esfuerzo.

mapa-burbia-pdf_page_1

El mapa no parece muy claro visto así, pero nosotras subimos con él sin problema.

Decidimos salir del mismo cámping en el que estamos alojados, pues podemos enlazar con el camino de la montaña que sale desde el mismo Burbia.2016-10-30-08-20-25

El camino, en su comienzo, está plagado de castaños, algunos de ellos milenarios. Como es la época de recogida vamos hablando con la gente del pueblo y cogiendo calor.

2016-10-30-08-33-48

El sendero es evidente, a la vera del río, y continuamos hasta cruzarnos con una fuente (Pilón de Lamas), desde donde seguimos recto. Durante los primeros kilómetros vamos en llano, pasando del soto de castaños a un bosque joven de robles, y sin pérdida alguna, ya que los cruces que hay los tenemos indicados.

2016-10-30-08-43-31

2016-10-30-08-56-17

Estamos bordeando la zona de La Grandela, y debemos seguir por el camino más evidente, evitando los desvíos a la izquierda, pasando primero Pena da Folgueira y evitando también el desvío hacia Chaogazosa. Nuestra idea es subir primero el Cuiña, techo de esta zona con sus 1987 msnm, para luego crestear hacia el Peñalonga (1890 msnm) y Mostallar (con 1935 msnm, también conocido como Mustallar, Mostayal, Mostallal… y techo de Lugo).

Aquí ya tenemos buenas vistas de lo que nos espera, mientras el camino empieza a empinarse (más adelante lo hará mucho más y vamos en busca de la braña del Mostallar:

2016-10-30-09-25-37

Debemos seguir el camino, jalonado de hitos pero sin ninguna otra indicación, en medio de un bosque cada vez más repleto: acebo, avellano, helecho, robles cada vez más altos, abedul, y bastantes setas. Alguna vez debemos cruzar el río, siempre ayudados por los artesanales puentes.

2016-10-30-09-58-442016-10-30-10-13-59

Llegados a la braña, debemos coger el camino de la derecha para poder ir al Cuiña. Aquí el camino comienza a ser algo más complicado. Las trazas a menudo no están claras, pues es una zona abandonada y no mucha gente debe pasar por aquí (la subida tradicional al Cuiña se hace desde el cercano puerto de Ancares, mucho más tendido y corto), así que con alguna duda, seguimos en dirección a Chao dos frades por la zona de El Reventón, con impresionantes vistas del valle del que venimos.

2016-10-30-10-50-08

2016-10-30-11-15-49

Hasta ahora gran parte del camino ha sido bajo el impresionante bosque (a pesar de hacer calor la zona es muy húmeda), ahora este empieza a aclarar, y tras este laberíntico tramo salimos a Os Correlos, una zona de lajas algo incómoda, también de complicado rastro y al sol. Ah, por supuesto que el camino se puso a subir…y mucho.

2016-10-30-11-45-21

Tras seguir los escasos hitos que hay en esta zona salimos a la Colada de Soplar, divisoria entre Cuiña, a nuestra derecha según subimos, y el Peñalonga. Aquí ya hay más gente, y más aún que se otea por el horizonte.

Y tiramos pues, por una subida larga y monótona por camino entre brezal hasta nuestra primera cumbre:

2016-10-30-12-25-18

2016-10-30-12-40-18

2016-10-30-12-53-53

Vistas al lago del Cuiña

2016-10-30-12-53-16

Puerto de Ancares y Miravalles al fondo

2016-10-30-12-54-08

Y vuelta a la Colada de Soplar para ascender el Peñalonga, mucho más divertido (en invierno nos han hablado muy bien de esta zona).

2016-10-30-13-20-432016-10-30-13-39-09

Desde allí seguimos a la Colada la Pedra para subir la última cota del día. El cansancio de hoy se hace muy evidente, además de las horas pasadas disfrutando el bosque y el calor. Se nos hace muuuy larga la subida, agarrados incluso a la valla divisoria. Desde luego, como vimos en la bajada, la subida a Mostallar desde el otro lado es mucho más bonita y divertida.

2016-10-30-13-46-26

Pero llegamos, y nos dedicamos a ver a los buitres mientras descansamos un poco.

2016-10-30-14-41-12

Desde aquí vemos el valle del que venimos, a la izquierda, y por el que descenderemos, a la derecha, en dirección a los lagos de Burbia.

2016-10-30-14-42-37

2016-10-30-14-50-20

 

2016-10-30-15-32-14

Desde allí el sendero vuelve a ser mucho más claro, y nos internamos en el bosque de nuevo, en un rápido descenso, pasando por una cabaña arreglada por el pueblo de Burbia.

2016-10-30-16-15-062016-10-30-16-21-29

Y disfrutamos del bosque; en este tramo, con zonas enteras de acebos. La riqueza en flora y fauna de la zona, y el cuidado de los vecinos por su bosque debería hacernos pensar en el cuidado que nosotros, los extraños, le debemos al lugar.

2016-10-30-16-32-27

Seguimos por el bosque hasta enlazar casi al final con el camino de la mañana, que nos llevará de nuevo hacia el pueblo de Burbia en uno de los días más satisfactorios desde que llevo caminando.

Desde luego, lo mejor no son las fotos, ni lo que os acabamos de contar. Es más, ni siquiera las cumbres, desde luego, lo mejor es lo que no se cuenta, lo que se oye, lo que se ve, lo que se está de bien en un bosque como pocos deben quedar.

 

 

La braña de Mumian y el hayedo de La Enraimada (PR.AS-11)

Después del esfuerzo del día anterior, nos dedicamos a algo que casi nunca tenemos tiempo de hacer: el placer de caminar por un bosque. No solo por la falta de bosques tranquilos en Madrid, si no porque casi siempre tendemos a tirar para arriba.

Pues bien, hoy disfrutamos de ello, y vamos a contarlo:

Salimos de Pola de Somiedu en dirección al Puertu

y pasado el pueblo de Caunéu llegamos a L.l.mardal, donde se deja el coche y comienza la ruta.

2016-10-28-10-59-33

Pasamos el pueblo para ir a media ladera por la Peña Gúa, donde vamos tranquilos combinando tramos de bosque con sendero.

2016-10-28-11-12-002016-10-28-11-32-13

Continuamos hasta la braña de Mumian, que nos recuerda la antigua vida de los vaqueiros: vemos las cabañas de teito,  las ol.l.eras (lugares para mantener la leche fría), los piornos (escoba negra) con los que se realiza el teitado, la organización de la braña semejante a un castro…

2016-10-28-11-47-11

2016-10-28-11-56-18

Descendemos hacia el hayedo, que es zona de uso restringido (no salirse del sendero, no hagáis ruido, no molestéis, que al fin y al cabo somos visitantes aquí, no moradores):

2016-10-28-12-14-45

Y una vez en La Enraimada vamos disfrutando del bosque, de sus sonidos, e intentando otear algo; huellas, rastros…aunque se nota que no somos duchos y nos cuesta. A todo se puede aprender.

2016-10-28-12-28-50 2016-10-28-12-38-59

Llegando a la aldea de Cotu decidimos comer algo y dar la vuelta; parece que no, pero las piernas pesan y toda la bajada al hayedo ahora toca subirla…y va a costarnos.

2016-10-28-13-14-43

Volvemos con calma disfrutando de nuevo de Mumian, y sufriendo, eso sí, los gritos de unos visitantes humanos que se dedicaron gran parte del camino a tirar mierda. Entiendo que para apreciar la montaña hay que conocerla, pero sin unos mínimos lo único que hacemos es molestar a sus habitantes. En fin.

Por las alturas de Somiedu: Los Bígaros, el Muñón y Picos Albos desde el alto de la Farrapona.

De todos los años que pasé en Asturies, me faltaba por conocer un conceyu muy especial: Somiedu, conocido por ser Parque Natural y hogar de una flora y fauna espectaculares, entre las que destacaría, por decir solo algunas, los grandes hayedos entre las primeras y el urogallo y el oso entre los animales más conocidos.

Además de por una historia particular, la de los vaqueiros de alzada, familias transhumantes nómadas que vivían parte del año en brañas arriba de la montaña (de hecho, en Somiedo), para bajar luego con el frío y la nieve a lugares más cálidos. De todo esto, que no vamos a hablar aquí, recomendamos leer para conocer realmente la zona y convertir el turismo en viaje.

Pues bien, tras pasar unos días por allí y dedicarnos un día a hacer cumbres y otro a disfrutar de un paseo entre brañas y hayedos, vamos a comentaros la primera de las salidas.

Llegamos al Alto de La Farrapona, en el valle de Saliencia. Este alto se sitúa a 1708 msnm en el límite entre Asturies y León.

2016-10-27-10-24-42

Justo en la señal observaréis como se abre el camino, marcado por un hito. Desde allí saldremos en dirección a las primeras cumbres del día: En la Sierra de Los Bígaros vamos a subir el pico del mismo nombre, a 2045 msnm, y el cercano Muñón, con 2036 msnm.

Cogemos pues el sendero, que pica para arriba y es mucho más evidente cuando estás andando, hasta casi alcanzar la cresta y comenzar con las vistas de lo que nos queda:

2016-10-27-10-46-50

También tenemos una visión muy clara de los Picos Albos; estos se encuentran al otro lado de La Farrapona, en la zona de los lagos de Saliencia, y nos dirigiremos a ellos después. De momento nos conformamos con verlos de lejos:

2016-10-27-10-47-08

Como digo, se trata de seguir el sendero (muy evidente, aunque es cierto que es un día de sol, imagino que en otras condiciones climatológicas el camino no será tan sencillo, aunque está bien hitado) hasta llegar a la línea de cumbres de esta recogida y bonita sierra.

2016-10-27-10-53-25

Una vez arriba, en una pequeña campera, tenemos a nuestra izquierda ambas cumbres, que recorremos en un afilado pero sencillo cresteo (de nuevo, en condiciones diferentes esto no sería tan sencillo).

2016-10-27-10-59-422016-10-27-11-18-142016-10-27-11-22-20

Llegamos así rápidamente a la cima de Los Bígaros, con un sencillo y bonito buzón de cumbre (costumbre que desgraciadamente apenas existe en Madrid).

2016-10-27-11-32-04

Continuamos en dirección al Muñón, al que llegamos en pocos minutos; este cuenta con vértice geodésico.

2016-10-27-11-49-39

Desde allí vistas preciosas del Puerto de la Mesa, parte del Camín Real de la Mesa que podría servirnos para bajar hasta él en una pronunciada pendiente y utilizar algún tramo del GR para volver a La Farrapona.

2016-10-27-11-57-28

En vez de eso, volvemos por el mismo lugar para comenzar el PR.AS 15, que lleva a los lagos de Saliencia.

2016-10-27-12-52-13

Estos lagos de origen glaciar tienen un considerable número de visitantes, por lo que de ahora en adelante no vamos a estar tan solas. Aún así, merece la pena:

2016-10-27-13-07-51

Seguimos la pista (el primer tramo corresponde con una zona en la que hubo minería de hierro, a pesar de que es una zona en recuperación se nota y mucho el factor humano) hasta llegar al lago de la Cueva, y el camino empieza a subir de manera sostenida…lo notamos en las piernas la verdad. Pasamos por la laguna de la Mina, seca, y poco después a la pradera del lago Cerveiriz, base de los Albos.

Una vez allí, debemos descartar el camino que baja a nuestra izquierda hacia el lago y hacia el cercano Calabazosa, continuando de frente (en dirección al lago del Valle) hasta llegar a una cabaña, desde donde comienza el verdadero ascenso:

2016-10-27-14-01-30

Justo detrás de la cabaña comienza un camino hitado que debemos seguir. En realidad hay varios caminos hitados…nos van a llevar, dando varias revueltas ascendentes entre pedreros y algo de pradera, hacia unas lagunas donde pasta el ganado.

2016-10-27-14-25-01

Este tramo es algo difícil en cuanto a orientación, ya que hay continuas subidas y bajadas antes de llegar a la pradera con ganado, situada en el fondo de una hoya. Aún así, estando atentas y teniendo de vista siempre los Albos, no tendremos gran dificultad en llegar, atravesando la pradera y dejando a nuestra izquierda las lagunas, a la base de una canal.

Esa canal nos sube hasta el collado de separación de ambos Albos; una vez allí nos encaminamos a nuestra izquierda a coronar el Albo Oriental, que con sus 2109 msnm es nuestro techo de hoy.

2016-10-27-15-25-39

Tenemos además la suerte de poder disfrutar por entero del macizo de las Ubiñas, que tenemos justo delante, así como de una cantidad de picos que desconocemos.

2016-10-27-15-28-56

Vamos de nuevo hacia el collado de separación, donde tiramos directamente hacia el Albo Occidental (2071 msnm), teniendo muy cerca el pico Rubio, que dejaremos para otra ocasión.

Para ascender, bordeamos una gran sima que hay entre el collado, el Albo Occidental y el Rubio y buscamos la manera más cómoda de llegar a cumbre.

2016-10-27-15-43-38

2016-10-27-15-55-13

Desde allí, vistas al Valle del LAgo, el más grande de la zona, y vuelta ya cansados hacia la canal que nos bajará de nuevo al PR y a La Farrapona, para descansar de una jornada completita.

2016-10-27-16-17-46

 

Deporte de Calle Radio: 10ª pachanga de noticias.

arton1608-0aab2

Por fin publicdamos con una semana de retraso la 10ª pachanga de Deporte de Calle, en la que repasamos la actualidad de las ligas cooperativas de Madrid, analizamos el discurso sobre el dopaje en el deporte profesional, volvemos a comentar otro posible caso de amaño por apuestas deportivas en categorías inferiores de alemania, sorprendentes castigos a jugadores de fútbol en República Checa por comentarios machistas por parte de su propio club, y acabamos con la sección de montaña recomendando una ruta con algo más de nivel que las anteriores en la Cuerda Larga: la subida a El Escalerón.