El Escalerón (2299msnm): la tercera Cabeza de Hierro, desde el puerto de Navacerrada.

Pocas montañas (y menos de esta altitud) habrá en la Sierra del Guadarrama más desconocidas que El Escalerón.

Pegada a las Cabezas de Hierro, quizás por estar fuera de la senda de la Cuerdalarga, quizás por la falta o no de prominencia, o quien sabe por que otras razones, es un sitio al que nadie va. Nosotras tampoco lo conocíamos hasta hace poco, y decidimos hacerle una visita.

Salimos desde el aparcamiento de Navacerrada para ascender por el camino que nos llevará a la fea pista que va hacia la Bola del Mundo por el PR- M11 (Integral de Cuerdalarga). La senda, para variar, está demasiado transitada, pero las vistas merecen la pena. Vamos viendo los valles de Cercedilla y El Escorial, y según subamos dejaremos a la derecha la cuerda de Las Cabrillas.

2016-09-25-10-21-482016-09-25-10-24-38

Llegamos a la Bola del Mundo y desde la Loma del Noruego, ya tenemos unas buenas vistas de lo que nos espera.

2016-09-25-11-15-31

De izquierda a derecha vemos el Cerro de Valdemartín, hacia el que iremos ahora, las Cabezas y El Escalerón, separado de Cabeza de Hierro Menor por 600 metros y un amplio collado.

Lo dicho, seguimos por el PR por el collado de las Guarramillas y por la cansina pendiente que va pegada a la valla de las pistas de Valdesquí.

Llegadas a Valdemartín, la sensación es mucho más alpina: hay menos gente, las laderas son más escarpadas y además quedan a nuestra espalda las construcciones humanas.

2016-09-25-11-57-43

Comenzamos la subida a las Cabezas y cuando lo vemos claro giramos a la derecha, abandonando el PR, para dirigirnos directamente a la cima del Escalerón. Este tramo no está marcado pero no tiene pérdida.

2016-09-25-12-25-16

Y llegamos a la cima, con las Cabezas al fondo, que al no estar tampoco marcada, debemos buscar. A pesar de la cara de pocos amigos (culpa del modelo) lo hemos disfrutado conociendo este sector tan poco transitado.

Ahora a volver a casita por donde empezamos.

2016-09-25-12-35-54

 

 

Anuncios

Ídolos de la infancia (II): Paavo Nurmi, el finlandés volador.

 

Cuando eres pequeño no te fijas en las opciones políticas de los deportistas, ni en sus declaraciones públicas, ni en el impacto social que generan. Normalmente, te gusta uno u otro por lo famosos que son, por la cantidad de gente que hable de ellos, por la zona en la que vivas.

paavo-1

Por eso es extraña mi fijación con Paavo Nurmi. No sé ni de donde viene, quizás de algún artículo histórico. El caso es que desde siempre, cuando leo u oigo su nombre (cosa que ocurre más bien nunca) me provoca simpatía, así como cuando me sale la frase “finlandeses voladores”. (llamados así porque fueron los grandes dominadores del fondo y el medio fondo en la década de los 20).

De hecho, no conocía gran cosa de él hasta ponerme a escribir este artículo. Nacido en una familia humilde en 1897, desde joven comienza a practicar atletismo, entrenando con sistemas ideados por él, intentando seguir los pasos de su ídolo Hannes Kolehmainen (tres oros y una plata en los JJOO de Estocolmo 1912). Fue un precursor en el atletismo, conocido por correr siempre con cronómetro, y analizando sistemáticamente la zancada, por ejemplo, en un sistema que fue perfeccionando con el tiempo y que le hacía mantener una zancada regular, para poder ir calculando el ritmo al que debía correr.

En una época en la que había una multiplicidad de disciplinas atléticas que o bien ya no existen, o apenas son conocidas hoy en día, entrena principalmente campo a través y esquí de fondo en invierno, especializándose en mediofondo.

Es en el ejército (recordemos que Finlandia se acaba de independizar de Rusia, tras una guerra que fue más bien civil, con dos bandos, el “blanco” que fue el que venció y el “rojo” bolchevique. La actitud de Nurmi fue más bien ambigua, con una cierta simpatía hacia los perdedores, a pesar de que después, en 1940 con la invasión por parte de la URSS de Finlandia en la “guerra de invierno”, participará activamente en la defensa de su país) donde se ven las aptitudes de Nurmi, que ya bate algún récord nacional antes de ir a competir a Amberes 1920.

Allí consigue tres oros (En los 10000 metros lisos, los 8000 campo a través y en 10000 campo a través por equipos), y la plata en 5000 lisos. Parece ser que esas victorias le permitieron pagar la luz y el agua en su casa, así como conseguir una beca de estudios. Igualito que ahora vamos.

paavo-2

Tras comenzar a batir récords del mundo desde 1921 (hasta 22 tiene ratificados por la IAAF, la federación mundial de atletismo), pero es en París 1924 donde explota: cinco oros (1500 y 5000 lisos, 5000 campo a través individual y por equipos, y 3000 por equipos). No pudo correr los 10000 lisos porque su comité no se lo permitió, pero para hacerse una idea, ganó los 1500 y los 5000 lisos corriendo con media hora de diferencia entre ambas pruebas, batiendo los récords del mundo, y en las pruebas campo a través (que a partir de esta fecha, y por el calor, fueron retiradas de los JJOO para no volver) corriendo con 45 grados.

En Amsterdam 1928, y tras seguir batiendo récords pero ya con 31 años, gana el oro en 10000 metros lisos y las platas en el 5000 lisos y el 3000 obstáculos.

A partir de ahí se pasa a las grandes distancias, batiendo más récords del mundo aún; preparándose para Los Ángeles 1932, y tras correr su primer y único maratón, es acusado de profesionalismo y no se le permite participar a pesar de que el caso no quedó claro del todo. Recordamos que esta época estaba prohibido competir si no eras amateur (que es un debate del que un día hablaremos por aquí) y que miembros de la federación sueca de atletismo fueron los que maniobraron para excluirle, imagino que para quitarse un serio rival de encima.

Todo esto hace que Nurmi se retire del atletismo en 1934; a partir de ahí se dedicó a “sus negocios”: aparte de entrenador, se convierte en mito nacional y en millonario, algo que ya no es parte de esta historia…

Desde luego, un mito infantil de otra época, antes de la hiperprofesionalización, del dopaje a escala tecnológica, de la compraventa de atletas por países y sobre todo, de que las naciones negras se emanciparan y sus atletas demostrasen su infinita superioridad.

 

 

 

 

 

 

 

 

El Pendón y Cabeza Arcón desde Bustarviejo.

Seguimos con estas rutas de baja montaña, que nos permiten vistas de otras altitudes, una belleza muchas veces desconocida y salidas solitarias por el monte, más hoy que es día entre semana.

2016-09-21-18-11-03

Estas cimas pertenecen a un pequeño macizo situado al sur de Bustarviejo. En su campo de fútbol dejamos el coche, y cruzando la carretera llegamos al parque del Collado. Ahí debemos coger una amplia pista hacia la izquierda, que va en leve bajada. No confundirnos, pues aquí hay aglomeración de caminos.

Sabemos que vamos bien porque dejaremos el parque a nuestra derecha.

2016-09-21-10-46-44

Seguimos en esa pista hasta casi alcanzar el pueblo. A la altura del cementerio, donde hay una antena de telefonía, cogemos el evidente sendero que se encamina al Pendón.

2016-09-21-11-20-53

Ganamos altura rápidamente, y empezamos con lo bueno de hoy: vistas de los cordales montañosos que nos rodean, la sierra de la Cabrera (en la imagen de abajo), la cuerda del Mondalindo, la sierra de la Morcuera, la Najarra con la Pedriza un poco más al fondo…lo bueno de las cumbres secundarias, tan olvidadas.

2016-09-21-11-38-30

Seguimos subiendo, por un camino de granito suelto, pero cómodo de andar en un día despejado, hasta llegar a un collado donde existe un cruce de caminos. Nosotras giramos hacia nuestra izquierda. Bajando se encuentra la zona de El Badén, y si nos fuéramos a nuestra derecha encararíamos Cabeza Arcón.

2016-09-21-11-58-38

Seguimos por este sendero, que nos hará al poco usar las manos para pasar un aglomeramiento rocoso; esta zona tiene tramos divertidos por las trepadas y por ser algo laberíntico, aunque con mal tiempo debe complicar bastante las cosas.

Aún así, esta zona está bastante bien hitada y seguimos adelante, pasando por delante de una curiosa piedra en forma de ave…o de delfín! (lástima de foto, eso sí).

2016-09-21-12-18-35

Hay algún otro cancho que vamos superando sin mayor problema, hasta alcanzar la cumbre del Pendón, a 1545 msnm.

2016-09-21-12-26-412016-09-21-12-37-35

Hacemos escala para comer y para disfrutar del paisaje. Aparte de las cumbres reseñadas, le podemos sumar el Cerro de San Pedro, Peñalara y los Carpetanos…y unas buenas vistas de Miraflores, Bustarviejo, Valdemanco, La Cabrera…y sus malditas urbanizaciones. ¿Nunca aprenderemos a respetar el medio?

Ahora se trata de bajar hacia la zona de El Badén, una hondonada en este valle periglaciar desde donde creo que sale el arroyo Navacerrada, que va hacia Guadalix de la Sierra.

2016-09-21-13-19-00

En esta época del año está todo bastante seco y bajamos dirección Oeste aprovechando trochas y antiguos senderos hasta llegar abajo, cruzar las cercas de piedra y comenzar a subir la otra ladera.

2016-09-21-13-54-12

Lo cual nos cuesta bastante, pues a las 2 de la tarde el calor aprieta. Llegadas a la línea de cumbres giramos hacia nuestra derecha, para, tras pasar algunos aglomeramientos de granito (como el Cancho del Reloj, alguna de las cumbres que jalonan esta zona, que ya os decimos que da para venir varios días) llegar a Cabeza Arcón, que con 1558 msnm es la máxima cumbre de la cordillera, y que nos deja estas vistas de su hermano el Pendón:

2016-09-21-14-48-40

Desde ahí nuestra intención era encontrar un cortafuegos al Noroeste que nos bajara hasta la vía pecuaria que forma parte del GR10 y que nos llevaría donde comenzamos por la mañana. Lo hacemos, pero con bastante campo a través, para después ir a disfrutar de una merecida cerveza local llamada Bailandera en Bustarviejo.

 

 

 

Perdigueras y Gencianas desde el puerto de Canencia.

En principio se había acabado la temporada estival. En principio. Porque a pesar del calor, las ganas de salir de la ciudad pueden más, y nos animamos a esta sencilla ruta para estirar algo las piernas y desconectar un poco.

Este paseo es seguramente de lo más sencillo que se puede encontrar en la sierra de Madrid, pero al mismo tiempo nos permitió conocer otro de esos rincones a los que casi no va nadie. Una serie de modestas cumbres, con nombres repetidos, que se alzan entre Najarra por un lado y el cordal del que forma parte el Mondalindo por el otro. Esto es la Sierra de la Morcuera, que es por cierto poco transitada si exceptuamos la senda botánica.

Dejamos pues el coche en el aparcamiento del puerto de Canencia, y cruzando la carretera nos dirigimos siguiendo las marcas del GR 10-1 (que une este puerto con el cercano de la Morcuera) en busca de la Casa del Hornillo.

Vamos por una cómoda pista a través del bosque del Collado Cerrado; como hoy no hay prisa nos dedicamos a charlar bajo los pinos, salpicados de alguna otra especie como el acebo, abedul, roble, cerezo…alguno de ellos de repoblación.

2016-09-10-10-20-12

Hoy tenemos guía, un colega que conoce bien la zona, así que aprovechamos para ir decidiendo la ruta entre los múltiples caminos que hay.

En los tres primeros desvíos que nos encontramos desde que divisamos la Casa del Hornillo cogemos el sendero de la izquierda. No debería resultar el problema pues son muy evidentes.

2016-09-10-10-32-27 2016-09-10-10-33-33 2016-09-10-10-36-03

Seguimos andando por el camino, y descartamos un primer cortafuegos que nos subiría a La Perdiguera (1765 msnm). Como veis en el título de la entrada, nos encontramos una repetición de nombres, puede que por la escasa entidad y falta de prominencia de estas cumbres.

De todas formas como digo, no hay problema en guiarse, y con mapa se ve todo claramente (Aquí uno que hemos encontrado en la red, y que aunque hace la ruta diferente a la nuestra, muestra bien la zona).

Al poco giramos ya por otro camino que sube y que nos va a dar a la valla de separación entre Bustarviejo y Canencia, separación que es también un cortafuegos. Desde aquí ya se ve la Peña de la Genciana (1801 msnm); para llegar a ella solo hay que cruzar la valla y encaminarse por un ligero sendero.

2016-09-10-11-08-42

El camino que queda no es de los más bonito de la sierra, desde luego. A los cortafuegos y las repoblaciones se une alguna otra obra humana, pero merecen la pena las vistas.

Desde esta primera cumbre tenemos el valle donde se encuentra Bustarviejo, con Cabeza Arcón y el Pendón, toda la cuerda del Mondalindo con la sierra de la Cabrera más al fondo…vamos, que en todos lados se puede disfrutar.

Mirando hacia el SO, a muy poca distancia y coronado por su característica antena telefónica, tenemos a mano el Perdiguera o Marraz (1866 msnm); nuestra siguiente parada.

2016-09-10-11-32-47

Es mucho más bonito (y duro) subir a esta cumbre desde Miraflores; hoy nos conformamos con seguir el evidente camino que nos llevará hasta allí.

2016-09-10-11-51-51

Desde aquí si que son impresionantes las vistas: La Najarra en muy primer término, con la Pedriza y el resto de la Cuerdalarga, Peñalara asomando al fondo…para mí, este sitio es de las sorpresas más chulas de la zona.

2016-09-10-11-57-11

Ya solo nos queda seguir levemente al O para alcanzar el Cerro de la Genciana, que aunque es lo más alto del día con 5 metros más que el Perdiguera, no es más que una elevación en lo que ahora es el cortafuegos (y que aparece marcado en muchos mapas como un mirador).

2016-09-10-12-18-52

Desde allí mismo bajamos por otro cortafuegos, dejando a nuestra derecha una zona vallada por repoblaciones, hasta llegar al prado del Toril, desde donde cogemos la pista a la derecha que nos llevará hasta el puerto de Canencia de nuevo.

 

DEPORTE DE CALLE RADIO: 8º ASALTO VS. HORTALEZA BOXING CREW

hortalezaEn este octavo asalto de Deporte de Calle nos visitan al estudio monitores y chavales de Hortaleza Boxing Crew, un proyecto de barrio integrador que intenta cubrir las carencias deportivas y sociales en un barrio popular como Hortaleza. Nos cuentan sus proyectos, experiencias y problemáticas como los cambios de locales, amenazas de desalojo, y demás trabas institucionales que sufren estos proyectos que intentan actuar en entornos cercanos de los barrios, a la vez que nos demuestran la importancia de este tipo de iniciativas autoorganizadas basadas en relaciones de confianza.

Dudas, sugerencias o críticas a deportedecalle@radioela.org

Y para contactar con esta gente estupenda: Hortaleza Boxing Crew

 

Ídolos de la infancia (I): Il Pirata Pantani.

pantani

Durante muchos años me dio vergüenza decir en público que no sé montar en bici. Sobre todo estando rodeados de ciclistas aficionados, de nacer en el pueblo de Contador, de no tener coche…y de ser un amante del ciclismo.

Porque siendo un enano en la época en la que Induráin ganaba un Tour tras otro (de una manera bastante aburrida, según aprender de mayor), y fijándome en rivales como Chiapucci, Rominguer, Ugrumov o Zülle, viendo las espectaculares etapas de alta montaña y el esfuerzo inhumano de esta gente (el ciclismo me sigue pareciendo uno de los deportes con mayúsculas, y me parece una falta de respeto recurrir al dopaje por parte de las hordas futboleras) enseguida me enganché al ciclismo a pesar de que el pánico a caerme de una bici hiciera decidirme a caminar y dejar las ruedas para los demás.

Pues bien, desde el principio me llamó la atención este ciclista. Sin ser para nada un entendido, verle atacar tan lejos de meta, sin hacer caso de un ciclismo cada vez más tecnificado, sin preocuparse por el cansancio o por etapas futuras, era algo que llamaba la atención.

Verle después de la época Induráin, que como digo con el paso del tiempo me parecía aburrida como menos, era de una diversión insultante.

Es más, en un mundo deportivo dominado por el fútbol, y por unos futbolistas “modelos” (en el plano físico, que no en el intelectual o el moral) tener a Marco Pantani ganando con su físico poco agradecido era algo que a las personas socialmente aisladas no hacía felices.

Porque además ganaba. Un ciclista llamado a no hacerlo, salvo etapas parciales, lo hacía. No solo dando espectáculo, sino además en carreras importantes.

Mis recuerdos ciclistas son convulsos y suelo mezclar carreras, años, ascensiones…y además no creo que sea necesario dar los datos exactos, que se pueden consultar en la red.

PANTANI 2

Podio ya en Giro y Tour en 1994, una grave lesión frenó su progresión, justo cuando acababa el reinado Induráin.

1997 marca su regreso, pero lo que me marcó, como a toda una generación de aficionados al ciclismo, fue 1998. Gana el Giro, y destroza a Ullrich (ese aspirante a Induráin tan antipático) metiéndole casi 9 minutos con su mítico ataque bajo la lluvia en el Galibier. Un ciclismo de otra época en el famoso Tour del caso Festina (donde corría otro grande como era Richard Virenque), de la retirada de los equipos españoles, de la EPO… al final me acuerdo más del Pirata bajo la lluvia que de lo demás.

Ganador de Giro y Tour, destrozo de contrarrelojistas, Pantani está en la cumbre. El resto, como suele decirse, es historia.

Durante el Giro de 1999, tras ganar su cuarta etapa y líder destacado, es descalificado de la carrera por elevado índice de hematocrito (que servía en la época para detectar el consumo de EPO, aunque no siempre acertase). Se cae el mito, en medio de un revuelo quizás similar al de Maradona.

pantani 3

A pesar de volver a competir y ganar un par de etapas en el Tour del 2000, nada vuelve a ser lo mismo. Asociado a episodios de dopaje, aunque nunca llegó a dar positivo (lo cual desde luego no es prueba de nada), pasa por alguna suspensión más hasta que en 2004 es encontrado muerto en un hotel tras una sobredosis de cocaína. Igual que otro grande, el Chava Jiménez.

Pena, mucha pena ver como el deporte profesional, y los intereses creados en torno a él destrozan de esta manera a la gente. Su entorno más cercano ya habló en su momento de que existió una conspiración para apartarle del Giro 99. También de que había muchas cuestiones sin resolver en su muerte.

Hace no demasiados meses supimos que se demostró judicialmente que la Camorra napolitana alteró la tasa de hematocrito en ese famoso Giro para conseguir su expulsión.

Lo que fue golpe definitivo a su carrera y a su vida se ha demostrado como cierto tras años de pelea, con lo cual nos queda la duda de si alguna vez se demostrará o no alguna historia extraña en su muerte más allá de la depresión y la cocaína.

Alguien recordado más allá de su carrera y su muerte, como demuestran los continuos homenajes que se le hacen, y no solo desde el mundo del ciclismo.

En todo caso, uno de mis ídolos infantiles, uno de los pocos deportistas que me hacían vibrar y creer que había algo más que maquinaria en el deporte moderno, y alguien de quien siempre me acuerdo cuando veo a alguien subiendo un puerto en bicicleta.

Vai Marco, Vai!

pantani 4