Élite o popular.

Volvemos con las colaboraciones; un buen amigo, corredor popular (esto del runner es un anglicismo innecesario), amigo de hace años y conocedor de cerca del mundo del atletismo popular, algo que yo desconozco casi por completo.

DSC_0110Corredor de élite es aquel corredor profesional con tiempos inferiores a los establecidos, por ejemplo un corredor de maratón, para ser considerado un corredor de élite debe tener un tiempo inferior a 2h13´. A partir de ahí el resto son considerados populares.

Dicho esto el que os habla, nunca llegará a ser corredor de élite, algo que no me importa demasiado porque al ser corredor popular en muchas carreras puedo disfrutar de la compañía de amigos sin importar el tiempo o marca conseguida y simplemente disfrutar de la compañía y llegar a la meta todos unidos sin importar el puesto, si llega uno antes o después.

carrera-nocturna-pinto-2014Pero tampoco os voy a mentir, en algunos momentos me siento, sin serlo, me siento como un auténtico corredor de élite pues aunque vaya a carreras a disfrutar con los amigos  en otras voy a ganar y cuando digo ganar no me refiero a quedar primero sino, a ganarme a mí mismo y cumplir el objetivo marcado ( en algunas ocasiones puede ser un tiempo, distancia… pero siempre dentro de mis posibilidades ) para cumplir estos objetivos hay que empezar a entrenar 3 o 4 meses antes de la carrera, y cuando digo entrenar no me refiero a salir a correr media horita, me refiero a que si rodajes cortos, que si rodajes largos, las series, los extensivos, el farlek,las cuestas uffff…claro, y encima te dicen que tienes que tienes que fortalecer, que si sentadillas, que si flexiones, el peso muerto, zancadas etc.

Pero claro, también te dicen que tienes que tener algo de potencia y que debería hacer ejercicios de polimetría o algo así, vamos que salte a un banco, que salte un bordillo, que salte de puntillas, y aún me dicen que no tengo que descuidar mi técnica de carrera, que si skipping, alto, bajo, trasero,ruso,en fin, pero todavía no queda la cosa que cuidar el core, vamos, que las abdominales de toda la vida, lo que llaman las planchas, etc.

Y todavía hay alguno que dice si no hago entrenamiento cruzado, montar en bici, nadar, yo a estos les suelo contestar que si no vale lo de currar 8 horas cargando piezas, subiendo y bajando tarimas y ya para acabar me hablan del entrenamiento invisible, aquel que no se ve, vamos que en vez de coger el ascensor que suba escaleras y aunque no lo note, es importante el descanso y dormir mis 8 horas, de esto me acuerdo más cuando mi hijo pequeño se pone a llorar a las 3 de la mañana, o cuando los otros 2 me despiertan a las 7 de la mañana de un sábado diciéndome que ya es de día, pero en fin, después de todos estos entrenamientos y ejercicios varios y de mi jornada de trabajo y mis compromisos familiares , si logro conseguir mi objetivo, sea cual sea, ¿cómo no me voy a sentir un auténtico corredor de elite? (aunque sea solo moralmente).

Pero bueno, todo esto merece la pena por sentir las sensaciones, nervios en los momentos previos a esa carrera que llevas preparando 3 o 4 meses y sin hablar de la sensaciones que se sienten al llegar a la meta con el objetivo cumplido, da igual si he hecho un tiempo más o menos que otra persona, lo importante es que he hecho el tiempo o distancia que me propuse, por eso aunque no haya llegado, por eso aunque no he llegado el primero, al entrar en meta siempre levantare los brazos en señal de victoria porque para mi, he ganado mi carrera.

Cerro Ventoso y Majalasna en circular desde Majavilán.

Buscando un día tranquilo, bonito y suave para pasar en compañía se nos ocurrió esta ruta, en la que la idea era pisar uno de los picos más desconocidos de la zona de Cercedilla como es el Cerro Ventoso (desconocido porque con 1949 msnm  su silueta redondeada resulta muy modesta comparado con el resto de montañas de la zona), así como llegar al último de los Siete Picos y el único con nombre, el Majalasna (además del más bajito, con 1933 msnm).

Ahora os contamos que tal lo pasamos:

2016-05-15 10.30.23

Salimos desde el fondo del valle de la Fuenfría, cerca de nuestro ya habitual aparcamiento de Majavilán, para coger al poco de pasado el Puente del Descalzo el camino Schmid, marcado con puntos amarillos.

Este camino, balizado como PR-M/SG-5, fue señalizado en los albores del guadarramismo por el austriaco Eduardo Schmid Weikan, y une el puerto de Guadarrama, a través de Valsaín, con el valle de la Fuenfría.

Nosotras lo vamos a seguir hasta el Collado Ventoso, en una senda suave y al mismo tiempo de una belleza excepcional, tanto por el pinar bajo el que vamos como por la humedad del ambiente.

2016-05-15 10.36.05

IMG-20160517-WA0007

Como digo, el camino Schmid no tiene pérdida, se trata de seguir todo el rato las marcas amarillas y del PR, ya que nos cruzamos con otros senderos que no debemos tomar (si por lo que sea hace malo, o hay niebla, recordad que tenéis que cruzar la carretera de la República).

El desnivel es muy asequible, el Collado Ventoso se encuentra a 1896 msnm y excepto un incómodo tramo de escaleras de piedra junto a la fuente dedicada a Ruiz de Velasco el resto del camino nos permite ir disfrutando de una agradable jornada de asueto, como dirían los clásicos.

Una vez en el precioso, aunque lleno de gente, cruce de caminos del Collado Ventoso, que separa el valle segoviano de Valsaín del madrileño de la Fuenfría, giramos a la izquierda para en pocos metros, por camino hitado, coronar el suave Cerro del mismo nombre:

2016-05-15 11.42.36

2016-05-15 11.53.58

2016-05-15 12.00.31

Desde ahí volvemos al collado y debemos estar atentas para coger unos metros por debajo del collado, dirección Sur, la llamada senda de Los Alevines, o PR- M7.

Está igualmente señalizado con puntos amarillos y con las marcas del PR renovadas, por lo que una vez encontrado no hay pérdida. La verdad es que Cercedilla tiene una red de senderos envidiable, muy bien marcada y muy claros; quizás el único problema es que hay demasiados caminos y esto nos puede llevar a confusión.

2016-05-15 12.18.43

Este tramo es el más complicado de la etapa, ya que es zona de roquedos y en algunos pasos hay que usar las manos. Pero vamos, nada del otro mundo, así que nos sirve para echarnos unas risas.

2016-05-15 12.43.36

Desde aquí se nos abren las vistas del cordal que desde La Peñota va hasta Cerro Minguete, y detrás toda la Mujer Muerta. Apenas queda nieve por allí, pero aún así las vistas son muy bonitas:

2016-05-15 12.36.10

Al poco rato llegamos ya a la pradera de Majalasna, donde coronamos en unas cortas trepadas el pico y nos dedicamos a lo que mejor se nos da hacer; comer entre hormigas rojas gigantes.

2016-05-15 12.53.08

2016-05-15 13.01.19

Después de comer, continuamos por la pradera hasta que vemos de nuevo el sendero, que nos baja cómodamente hasta la pradera de Navarrulaque (allí existe un refugio abierto que nos puede hacer un apaño).

2016-05-15 14.06.45

Desde esta pradera existen varias opciones de bajada hasta nuestro destino. Cogemos una amplia pista forestal que, pasando por el salto de agua conocido como Ducha de los Alemanes, nos lleva hasta abajo.

2016-05-15 14.46.11

Lo dicho, una ruta sencilla (poco más de una decena de kilómetros y con un desnivel total que no debe llegar a los 700 metros), nos permite un día tranquilo, compartiendo el tiempo con la gente y además, disfrutando de uno de los primeros días de primavera del año.

 

DEPORTE DE CALLE Radio #4: PACHANGA IMPROVISADA

En este programa nos dedicamos a repasar las diferentes secciones que componen el programa, estrenando la sección de historia,recordando a Obdulio Varela, futbolista de los años 50 que pasó a la historia por su manera de entender el fútbol, la vida y el deporte.

En la sección de montaña recomendamos una ruta por la sierra oeste madrileña, fácil de realizar, y una zona bien bonita a pesar de su poca altitud: subida a Peña Cenicientos

En las noticias y agenda repasamos la actualidad de los deportes de barrio de Madrid, aparte de comentar otras noticias como el amaño de apuestas en el fútbol, o la amenza de desalojo del CSOJ Atalaya, y del ESOA La Dragona.

También nos adherimos al comunicado sacado por los movimientos vecinales en Hortaleza:

comunicado-hd940-b5ff6

Más información acerca del proyecto:

Mulhacén desde Capileira por la cara Oeste

PRIMER DÍA: Central Eléctrica de la Cebadilla- Refugio Poqueira (8.7 kms, 1120 metros de desnivel).

Cebadilla.gpx_1

mapa-penibética_586x795

Después de unas buenas horas de viaje desde Madrid y tras pasar noche de camping entre la niebla, nos levantamos más bien tarde para comenzar desde La Cebadilla, pasado el pueblo de Capileira.

Elegimos esta subida porque no teníamos claro el tiempo que iba a hacer, por su belleza y por su accesibilidad.

Pues bueno, nos ponemos a caminar, con cierto respeto por si nos caía tormenta, y bastante suaves ya que al principio hay un buen desnivel a salvar, por un camino que desde empieza, forma parte ya del Parque Nacional.

2016-04-30 11.28.22

2016-04-30 11.41.04

2016-04-30 11.48.21

2016-04-30 11.53.52

Andamos a la margen derecha del río Poqueira, que forma un precioso barranco. Quizás lo que nos llama más la atención sea la sequedad del medio, a pesar del deshielo y de las lluvias que se esperan.

Tras la primera subida el camino va llaneando un rato, pasando por varios cortijos, e incluso hay algo de ganadería vacuna. Poco más tarde bajamos al río, que cruzamos alguna vez de una margen a otra en un precioso sendero, que además nos permite coger aire.

2016-04-30 12.14.24

Se sigue ganando altura hasta cruzar el río Veleta y llegar poco después a la Hoya del Gran Capitán. Hasta entonces, todo bastante bien, a pesar del calor que hace.

Eso sí, nos falta la parte más dura, en 2 kilómetros nos vamos a meter 650 metros de desnivel. Dejamos el río Mulhacén a la izquierda (se me olvida decir que está todo perfectamente señalizado, no hay pérdida ninguna) y nos encaminamos, pasando primero por la Acequia Baja, hasta el último cortijo, el de Las Tomas.

2016-04-30 13.10.50

Hasta aquí, el sendero forma parte del que era el PR A-23, actualmente es uno de los senderos del parque  Natural y Nacional de Sierra Nevada.

Un descanso en el cortijo, para notar que lo estamos llevando bastante bien, y además estamos contentos porque de la tormenta prometida, de momento nada (ya caería por la tarde, agua, granizo y algo de nieve).

Y a continuar, ahora el camino que se sigue está balizado con palos naranjas, y ya nos llevará directos al refugio Poqueira, pasando antes por la Acequia Alta para afrontar la última subida.

2016-04-30 13.19.47

2016-04-30 13.33.38

Al poco rato, y a pesar del exigente desnivel, nos encontramos de cara con la Hoya de Peñón Negro, donde está el refugio, situado a 2500 metros de altitud.

2016-04-30 13.58.14

Una vez allí podemos dedicarnos a disfrutar de las vistas: El Veleta que se deja ver a ratos, el Mulhacén II, las vistas del valle del que venimos…nunca había estado aquí, e impresiona estar rodeado por estas altitudes, y eso que apenas queda nieve (hasta el refugio, no pisamos nada de nada).

Lo malo, las pistas que corroen la sierra, y la cantidad de gente que llega, que está causando graves problemas de erosión.

SEGUNDO DÍA: Refugio Poqueira- Mulhacén por Río Mulhacén (cara Oeste) y bajada por la Sur (4.2 kms, 958 metros desnivel).

Mulhacen-por-el-Rio.gpx_-600x197

mapa-penibética_586x795-290x393

Tras una tarde de cerveza y juegos de mesa (montañistas de alto nivel, lolololo) y noche de poco descanso (el refugio está muy bien equipado, quizás demasiado, esto junto con el buen tiempo y la posibilidad de hacer picos con gran altitud sin una dificultad extrema atraen a gente que no sabe ni comportarse ni lo que es la montaña) nos levantamos pronto con intención de pillar algo de nieve dura en la subida.

Así que a las 7, un Veleta despejado espera nuestros andares hacia el Mulhacén, cumbre de Iberia con sus 3479, o 3482 msnm).

Que por cierto, su nombre proviene de la adaptación fonética de Mulay Hasan, antepenúltimo rey nazarí de Granada (siglo XV), que en teoría yace enterrado allí.

2016-05-01 07.12.02

Cogemos el sendero que irá por el río Mulhacén hasta el vivac de La Caldera, para desde ahí coger la cara Oeste hasta la cumbre.

El día, como decimos, ha despejado del todo y nos deja ver por un lado todo el camino que hicimos ayer, al mismo tiempo que nos anima a seguir adelante con visión de las cumbres que tenemos próximas.

2016-05-01 07.39.33

Nosotras seguimos el camino que según sale del refugio a la derecha, nos lleva, por camino bien hitado, ascendiendo por la margen izquierda del río.

IMG-20160503-WA0012

IMG-20160503-WA0010

Enseguida encontramos nieve, pero en poca cantidad, así que podemos pasar los neveros sin mayor dificultad hasta que llegamos a la zona de los Lagunillos del Majano (que no veo porque deben de estar bajo la nieve)  y a la pista que antes atravesaba Sierra Nevada.

2016-05-01 08.25.54

2016-05-01 08.34.25

A partir de ahí la nieve ya está dura y pasamos a piolet y crampones. Para mí es sin duda la parte más bonita del recorrido: el circo glaciar de La Hoya de La Caldera, donde están la laguna y el refugio del mismo nombre, así como las vistas del Veleta, Cerrro de Los Machos, Puntal de la Caldera… impresionante.

El desnivel de subida no es excesivo, aunque noto que es la segunda vez en mi vida que estoy a estas altitudes…así que poco a poco y disfrutando.

2016-05-01 09.16.12

2016-05-01 09.16.32

2016-05-01 09.32.19

IMG-20160503-WA0006

La cara Oeste, que elegimos para no tener que subir por la Sur (que luego utilizaremos para bajar) y no estar muy seguros de nuestras capacidades para otras vías, nos va deleitando según subimos; a ratos la nieve ya ha desaparecido y en otras la costra aguanta, así hasta que llegamos a la cumbre.

IMG-20160503-WA0004

Nos quedamos un buen rato disfrutando, haciendo planes futuros, mientras va llegando gente a la cumbre desde todos los puntos cardinales (literal).

20160501_101341

20160501_101423

Momento que aprovechamos para bajar, en un descenso por la cara sur más largo y monótono,  siguiendo la pista, pero que por un lado nos permite alcanzar el Mulhacén II o Falso Mulhacén (3363 msnm), al que se llega bajando por la amplia cresta,

20160501_105730

20160501_111812

Y por otro ver otra parte de la sierra, además de conocer un nido de ametralladoras de la guerra civil habilitado como refugio.

20160501_111938

20160501_122122

Todo antes de llegar de nuevo al refugio, donde recogemos al resto del equipo e iniciamos un rápido, caluroso y cansado descenso hasta el punto de partida.

20160501_141642

Y a pesar de la aridez del paisaje, y lo duro que resulta a veces a la vista, disfrutamos mucho de la flora y fauna del lugar (vimos cabras montesas, gorrión chillón, lagartija cenicienta, eso sin apenas estar pendientes).

Tocará volver. Seguro.