Irlanda tiene una montaña, y la subimos. El Carrauntoohill por la “escalera del diablo”

Pues sí, en propiedad solo se puede hablar de una montaña que merezca tal nombre en todo el país (incluidos los seis condados).

Carrauntoohill (que es una de las derivaciones inglesas del original nombre en gaélico irlandés “Corrán Tuathail”), centro de las Macgillicuddy´s Reeks, con sus 1039 msnm, que visto en perspectiva desde aquí parece muy poca cosa.

Pero cuando ves el enorme listado de accidentes y muertes que atesora esta montaña, y que no todas -aunque sí unas cuantas, debido a la fama del pico entre los excursionistas autóctonos- son producto de la irresponsabilidad, te lo piensas. Con lluvia fuerte, viento o nieve debe de complicarse bastante, pero nosotras tuvimos suerte y nos quedó un día brutal de monte. Con niebla y algo de agua, como debe ser.

Así pues, salimos sobre las 7 de la mañana desde el aparcamiento de Cronin´s Yard. Este es uno de los dos desde los que se ataca la cumbre por la vía del “Devil´s Ladder” o escalera del Diablo. Luego volvemos a ella.

Aún noche cerrada, nos guíamos por la luz de los frontales, la cantidad inmensa de estrellas en el cielo (que además nos indican la poca nubosidad) y los centenares de ojos de oveja. Ovejas, ovejas y más ovejas.

Y por la sencillez del camino, que va llaneando, mientras pasamos por un par de puentes el río Gaddagh (con los nombre de Patie  O´Shea y Angela Kenny).

Esa es la primera parte del recorrido, con diferencia la más sencilla. Poco a poco vamos cogiendo algo de altura mientras amanece, lo que nos permite intuir el pico y la belleza de los alrededores:

20151008_073057

Al poco nos encontramos entre dos lagos, el Callee y el Gouragh, de una belleza…de una belleza sin palabras:

C2

 

20151008_072810

A partir de ahí, pasando por un breve tramo encharcado por el río, llegamos a la famosa Escalera del Diablo.

No deja de ser un pedrero, no demasiado largo, pero que pica y tiene tramos lo suficientemente inclinados como para necesitar alguna trepada. Eso sin agua.

Con lluvia, como comprobamos a la bajada, la cosa se complica bastante e imaginamos que sin el equipo adecuado o con unas condiciones muy adversas debe ser un lugar difícil. Eso sí, asequible con preparación y con buen equipo. Y además muy divertido de subir:

C3

20151008_075018

20151008_082555

20151008_084009

20151008_084212

Una vez en el collado, se trata solo de ir hacia la derecha siguiendo los hitos.

20151008_084036

20151008_090635

Aunque este tramo no tiene ninguna dificultad se nos hace un poco largo, hasta que por fin, llegamos al techo de Éire:

20151008_092223

Desgraciadamente, aquí está nublado, así que tras dar un paseo por la cumbre, viendo cosas tan tranquilizadoras como esta:

20151008_092822

Descartamos la opción de bajar cresteando por algún otro lado (no lo teníamos preparado, y aunque teníamos una idea vaga no era plan de arriesgar con una niebla que se iba cerrando) y volvemos por donde vinimos.

Con algo más de niebla y en algún caso fina lluvia, que hizo que el descenso fuera cuidadoso:

C5

20151008_105033

20151008_114944

Y tras unos 900 metros de desnivel acumulado positivo y una caminata de aproximadamente 12 kms. llegamos de vuelta a Cronin´s Yard, donde entre otras placas hay esta de homenaje al montañero irlandés Ger Mc Donnell, muerto en el descenso del K2.

Me gusta dejarle este recuerdo a un paisano cuya pasión por la montaña era mayor que las montañas mismas de su país.

20151008_122937

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s