Antihéroes (I): la historia de Éric Moussambani.

Todos tenemos ídolos en la infancia. Muchos de ellos provenientes del deporte: más allá de los icónicos futbolistas (hombres, por supuesto) tenemos una pléyade de gente alta, musculosa, atlética, triunfadora. Los niños gordos, poco atléticos o a los que no nos entusiasmaba la simple idea de ser mejores que otros, o que bien no éramos capaces de conseguirlo solíamos tener los mismos modelos.

Pero a veces aparece alguien que se sale de la norma; muchas veces prontamente olvidados, objeto de risa o ejemplo de lo que no debe ser.

Algún día hablaré de como para alguien como yo que no sabe montar en bicicleta alguien como Marco Pantani se convertía en un héroe tanto por su manera de comportarse en la montaña como por su estética, digamos, poco “cool”. Al mismo tiempo que tenía fijación por ver a los últimos clasificados de las grandes vueltas por etapas, esos auténticos sufridores.

Pero hoy voy a hablaros de un auténtico antihéroe. Debido a mi creciente interés en la natación (Por cierto, os recomiendo este enlace para quien quiera mejorar sus prestaciones bajo el agua), hace unos días recordaba con una amiga la historia de Éric Moussambani.

A muchas seguramente no os suene el nombre, pero es posible que sí la historia: en los Juegos Olímpicos de Sidney 2000, gracias a los cupos para que países con poco predicamento en el deporte pudieran enviar deportistas, Moussambani compite él solo (¿puede haber algo más poético?) tras la descalificación de dos compañeros en una de las series preliminares de 100 metros libres.

Él, que hacía solo 8 meses (¡Ocho meses!) que estaba entrenando natación, pues su deporte era el atletismo, y que no había podido entrenar nada más que en la piscina de un hotel de 22 metros de largo y  que ni siquiera era recta, pues las de 50 metros de largo reglamentarias no existían en su país, Guinea Ecuatorial.

Lo dicho, él, en un arranque de quijotismo, se esfuerza en sacar lo mejor de si mismo bajo la mirada de miles de personas en todo el mundo. Parece ser que pensaba que solo era necesario nadar un  largo, segundo, eterno, imborrable desde el primer día que lo vi, hace pensar que cualquiera podríamos participar en unos Juegos Olímpicos. Y no lo digo con sorna: merece todo elogio plantarte allí, sin apenas saber nadar, en la otra punta del mundo (quien sabe que enchufe necesitaría para ello) para intentar conseguir un objetivo tan modesto como acabar una carrera sin desfallecer.

moussambani

 

Lo hizo. Sus declaraciones “los últimos quince metros han sido muy difíciles” hablan de la sencillez de alguien que con toda humildad habla ante los atónitos periodistas que no son capaces de asimilar una respuesta así en un ambiente de semidioses.

Posteriormente al estupor, llega el espectáculo: Contratos falsos, anuncios, programas de televisión donde se es paseado como un mono de feria…la sociedad moderna no es capaz de entender el afán de superación personal, todo lo que no sea el éxito debe ser despreciado.

En una burla de la historia, Moussambani mejora de una manera increíble su marca personal, dejándola por debajo del minuto (Mientras en Sidney tardó en cubrir los 100 metros 1:52.72, estando el récord del mundo en 47:84).

Un problema con el visado le deja sin participar. ¿Os imagináis haber realizado todo eso, y por un problema de papeles, no poder participar? La decepción debe ser enorme, la posibilidad de demostrarle al mundo mucho más de lo que han visto…o no.

Para mí, el verdadero ejemplo lo tengo cada vez que veo su vídeo en Sidney. Nunca seré el más rápido, el más alto o el más fuerte. Y no me importa en absoluto.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s