Fin de semana es Asturies (II): Peña Mea o el terror atávico

Y volvemos. Al día siguiente de Quirós, teníamos pensado subir Peña Mea, situada entre los concejos de Laviana y Aller y una de las montañas más apreciadas de la montaña central asturiana.

Yo nunca la había subido (y sigo sin hacerlo), y tenía muchas granas.

La idea era hacerlo desde Les Campes, en Laviana. 8 kilómetros, circular y con un desnivel asequible…¿os suena lo de fácil?

Lo primero fue llegar en coche. La pista que hasta la iglesia y el bar de Les Campes estaba con varios argayos de nieve, así que aprovechamos para calentar un poco:

20150222_121541

El día promete, ya nos encontramos ante nosotras el murallón de Peña Mea. Hace mejor día que el anterior, hay menos nieve y pensamos que nos será fácil atacar la cumbre, que por otro lado no es muy alta (1560 metros)

20150222_121604

Pero para que hacerlo fácil pudiendo ser ridiculamente divertido…una vez llegadas a la capilla de la Visitación, lo que hay que hacer es continuar la pista, tirando a la derecha en el primer cruce y dejando Peña Mea a la izquierda y luego continuando hasta la campa Pelúgano.

Nosotras lo que hicimos fue meternos por cualquier sendero que fuera más difícil que el anterior, desoyendo a los lugareños y sus sabios consejos a lomos de caballos de metal.

Cuando empezamos la subida buena ya empezaba a ser tarde y el día, a empeorar:

20150222_130054

La pista sube sin complicaciones, aunque con algo de nieve, hasta la misma campa.

20150222_134907

20150222_140305

Una vez allí vemos que la cumbre va a ser difícil, el día empezaba a estar muy feo y no lo teníamos muy claro. Eso sí, las vistas son brutales…

20150222_141853

20150222_142702 20150222_142736

A partir de ahí el camino se bifurca y cogemos el de la izquierda, para seguir ganando altura, ya en sendero y marcado como PR (Hay que decir que se sigue bastante bien, además había huella de una gente de Siero que hizo cumbre y nos dijo que ni lo intentáramos).

20150222_143514

20150222_144846

Continuamos hasta la base de la canal de las Cuevas. El sitio es sencillamente increíble, aunque se iba echando la niebla merecía la pena:

20150222_145451

Nos cruzamos con el grupo de montaña que os dijimos antes, que nos recomiendan no subir hasta arriba; intentamos llegar al ojo de buey, uno de los elementos más llamativos de Peña Mea pero el viento y la lluvia lo están poniendo feo y nada, que ya llegaremos la próxima ves, así que aprovechamos y bajamos con ellos:

20150222_155857

De ahí volvemos de nuevo a Les Campes a secar y acabar la jornada de la manera más digna posible, aunque me temo que no lo logramos…

20150222_163036

20150222_164208

 

 

Anuncios

Fin de semana en Asturies (I). Puertu Agüeria, o quiero caminar y no arrastrarme

Bueno. Aquí estoy, de vuelta en la ancha y plana Castilla después de haber fracasado en los dos intentos de monte de este fin de semana.

Pero contento, ¿y porqué? Porque aparte de que el vino y la privación de sueño eliminan toda sensación de derrota, el solo hecho de caminar por allí después de tanto tiempo mereció la pena.

El primer día teníamos previsto subir hasta el puertu Agüeria, en Quirós. Para mí, de los sitios más bonitos de todo Asturias. Yo ya lo había subido, en invierno, pero no contaba con esa tremenda cantidad de nieve que nos iba a impedir llegar, a pesar de nuestra impresionante forma física y de la ayuda en forma de perro que tuvimos durante el camino…

La idea era subir desde L.lindes hasta la collada Lingleo, que está a 1632 metros de altura, y luego volver a la aldea (ya abandonada, menos la antigua escuela que sirve de bar y de paraíso en la Tierra), porque al solo tener un coche la ruta se hace demasiado larga. Serían unos 14 kms y poco más de 700 metros de desnivel positivo. Está ademas marcada como PR-Q1.

Fácil…¿no?

20150221_105239Salimos pues de L.lindes, la aldea más alta (a 900 metros de altura) y cogemos el sendero que está claramente marcado.

Aunque estaba nevando un poco, pensamos que si nos damos prisa podemos hacerlo bastante bien.

Craso error, y eso que a nuestro ángel de la guarda en forma de mineru-chigreru no le pareció extraño que fuéramos a intentar subir hasta el puerto…

Aquí tenemos a nuestro acompañante sorpresa:

20150221_105634

Como véis, está muy bien señalizada, no hay pérdida ninguna. Tiene una subida al principio, antes de elegir si queréis subir a Peña Rueda:

20150221_11135020150221_111752

20150221_112851

Desde el principio vemos que hay mucha más nieve de lo que pensábamos. Tras varias semanas nevando sin parar, el camino está difícil, sin huella, y además se puso a nevar más.

Tampoco es que tuviéramos un equipo decente, todo hay que decirlo.

Pero bonito, el sitio lo es y de sobra:

20150221_11381720150221_121824

No comentamos mucho de la ruta en sí porque no avanzamos demasiado. Pasamos Las Escolmenas, cabaña que nos queda a la izquierda del camino, subiendo y llegando al bosque. Poco después, vadeamos un pequeño riachuelo.

Eso antes de volver a subir hacia el collado de El Col.leu. Y ni siquiera llegamos allí, porque la nieva ya nos llegaba a los muslos (no es que seamos muy altas tampoco, pero como que no lo veíamos).

20150221_121959

Así que empapados y con ganas de vino empezamos el descenso.

20150221_130926

Y de ahí al bar de L.lindes, donde nos secaron, nos dieron de beber, y pasamos unas horas de agradable charla inmersas en un mundo ya casi extinguido de ganaderos, personas desaparecidas y ches vaqueiras.

Y antes de volver a Oviedo, pasamos por Bermiegu a visitar a los druidas:

20150221_191435