Diversión con piolet y ascensión a la Cabeza de Hierro menor y al cerro de Valdemartín

Bueno…¿como empiezo con esto? Pues quizás diciendo que ya estoy en casita, después de mi primer día de alpinismo. Para muchos esto no significará mucho, pero yo llevaba tiempo esperando poder subir el nivel de lo que hago en la montaña (vestido) normalmente y hoy por fin lo conseguí.

Quedé con un amigo (que me ha dicho que le ponga bien en el blog, así que debo decir de él que es listo, guapo, elegante y de excelsos gustos montañeros) para que me enseñara cuestiones básicas de seguridad en montaña, y de paso aprovechar que tengo botas nuevas y crampones prestados para intentar subir algo.

Así que fuimos a la estación de Valdesquí a buscar algo de nieve en condiciones (yo no tengo ni idea de esto, pero me dejo guiar, así que buscamos la cara norte del macizo) y desde allí volvemos sobre nuestros pasos por la carretera en dirección a Cotos y a la derecha cogemos un sendero que está marcado en el tramo que utilizamos como RV-1 y RP-6, y que pasa por el refugio del Pingarrón, con el que vamos ganando altura, pero que combina algunas bajadas, y que va entre pinares:

20150227_105045 20150227_105330

Como digo, vamos pasando por diferentes pinares hasta que  por fin salimos a descubierto, ya bastante arriba, y con Cabeza de Hierro mayor como posible objetivo.

Aquí tenemos una de sus posibles subidas, por entre los pulmones. La más difícil y seguramente la más divertida:

20150227_115200

En la ladera de enfrente puedo decir que me han enseñado técnicas de autodetenciones, espero haber aprendido. A eso y a no dejar caer cosas valle abajo, por divertido que sea.

A todo esto, Peñalara va despejando y nos deja vistas tan espectaculares como estas:

20150227_133636

Bueno, vistas brutales había desde cualquier lugar hacia el que mirases

20150227_13334420150227_134109

También nos va despejando a nosotros, aunque a cambio el viento prometía ser una gran dificultad.

20150227_134936

Después del entrenamiento personal, tiramos para arriba con la posibilidad de coronar. Empezamos y al rato nos ponemos los crampones…vaaaale, me hace ilusión decir que a mis 31 años por fin he podido hacerlo.

Y sí, tengo que apañarme mejor con ellos, pero mereció la pena, a pesar de que no tenía yo muchas fuerzas para coronar Cabeza de Hierro mayor. A pesar de que estaba muy cerca, era un poco tarde y decidimos que ya lo coronaré otro día (mi amado líder ya lo ha hecho tropecientas veces el muy cabrón).

20150227_144826

Así que giramos a la derecha a por Cabeza de Hierro menor. Total, teníamos que crestear por allí para descender directamente hasta Valdesquí…

20150227_14483220150227_145600

Y llegamos, con viente, a Cabeza de Hierro menor (2374 metro de altura).

20150227_150534

Desde allí tenemos una panorámica de toda la Sierra madrileña. La Pedriza,

20150227_150417

Bola del Mundo,

20150227_150425

La Maliciosa,

20150227_150430

Y al otro lado, en la dirección de donde veníamos, el resto de Cuerda Larga, con la Najarra al final y al fondo la sierra de La Cabrera:

20150227_150412

Espero no equivocarme, que nunca fui yo muy bueno para reconocer montañas…

Nosotros seguimos el cresteo, esta vez en dirección al cerro de Valdemartín, de 2.280 metros de altura. Donde había un viento de la de mi madre ho!

20150227_151452

Se ve justo en primer término. Lo coronamos ya que hay que descender hacia la derecha, tirando directo hacia el aparcamiento de Valdesquí, donde tenemos aparcado el coche.

De ahí a devorar toda la comida que llevamos encima, a tomar un café y a llegar a casa a seguir engullendo y a escribir esto.

Que espero os guste.

 

 

Vaya…voy a volver a correr

Vegeta_thumb[20]Quien me conozca sabe que no soy muy bueno corriendo.

Ni muy rápido, ni muy constante ni demasiado apasionado a hacerlo solo (al contrario que con otras actividades cotidianas, mucho más placenteras).

Pero es posible que tampoco conozcáis el hecho de que de pequeño (y antes de dedicar mis aptitudes físicas a escapar de la pasma en las manifestaciones) sí que era una historia que me gustaba mucho. Incluso llegué a ganar un campeonato de cross local (también hay que decir que antes del doping mi pueblo no se destacaba precisamente en materia deportiva). Ese campeonato me dió derecho a unas medallas y una copa que tiré en cuanto me hice más mayor, al nulo reconocimiento familiar y a la posibilidad de correr en la autonómica madrileña, en la que clasifiqué en un más que digno cientoypicogésimo puesto. Después llegaron los esguinces y la mala vida.

Años después lo intenté de nuevo varias veces, con la frustración consiguiente (al contrario de con esas otras actividades cotidianas mucho más placenteras de las que os hablé anteriormente).

Pero parece que ahora voy algo más en serio, y casi 20 años y una rotura de sóleo después voy a intentar correr de manera continuada. Gracias a un amigo que se lo está currando para hacer algo con este cuerpo desaprovechado (hablo de deporte) y bueno, con este plan que me hizo llegar…no soy yo mucho de copiar cosas de otras webs, pero esta vez merece la pena hacer una excepción, ya que me parece accesible y para todos los públicos.

Como dicen acertadamente Motörhead…emergency:

chandal de yonki

SEMANA  1

En nuestra primera sesión empezaremos caminando 10 minutos (sí, caminando) luego correremos suave otros 5 minutos, pero suave, ¿eh? Volveremos a caminar otros 5 minutos y acabaremos trotando otros 5 minutos más. ¿Qué? es muy fácil, ¿no? Mejor, así mañana tendremos ganas de volver a salir. Para hacerlo más ameno proponemos ir saliendo en días alternos, un día sí uno no. Incluso puedes hacerlo con música. Eso sí, si lo haces por ciudad, el volumen te debe permitir oir lo que pasa a tu alrededor para evitar sustos desagradables.

En la siguiente sesión volveremos a caminar los 10 minutos de calentamiento y ya podemos incrementar hasta 8’ corriendo, otros 5’ caminando y corremos 8’ de nuevo. En estos primeros días,  seguramente tendremos alguna molestia, pero es normal, para eso sirven estos entrenos de iniciación. Los dolores se irán pasado poco a poco. Nuestra primera semana la podemos completar incrementando ligeramente el tiempo de carrera, dejando para el domingo, por ejemplo, un entreno con 2 tiradas de 15’.

Lunes: 10’ andando + 5 corriendo suave + 5’ andando + 5’ corriendo suave

Martes: Descanso

Miércoles: 10’ andando + 8’ corriendo suave + 5’ andando + 8’ corriendo suave

Jueves: Descanso

Viernes: 10’ andando + 9’ corriendo suave + 5’ andando + 6’ corriendo suave

Sábado: Descanso

Domingo: 10’ andando + 15’ corriendo suave + 10’ andando + 15’ corriendo suave

SEMANA 2

En la primera semana hemos propuesto 4 días para iniciarnos, pero si logramos mantener una media de tres salidas semanales será suficiente para seguir progresando. Lo importante es ser constante y no dejarlo. Seguro que siempre podemos encontrar algún día a alguna hora para poder avanzar en nuestro propósito. En esta segunda semana iremos bajando los minutos del calentamiento andando hasta 8 y en la primera sesión nos mantendremos en 10’ corriendo, luego recuperamos 4’ andando y nuevamente 10’ corriendo. El ritmo que hay que llevar en carrera debe seguir siendo cómodo, de momento no hay que obsesionarse con eso, se trata de sentirse bien, aún estamos adaptándonos. Nuevamente intercalamos un día de descanso y volvemos con un 8’+ 15’ + 4’+ 15. El fin de semana intentaremos un 8’+20 + 4 + 20’. Esto ya va cogiendo color, ¿no? En resumen la segunda semana sería algo así:

L: Descanso

M: 8’ andando + 10’ corriendo suave + 4’ andando + 10’ corriendo suave

X: Descanso

J: 8’ andando + 15’ corriendo suave + 4’ andando + 15’ corriendo suave

V: Descanso

S: 8’ andando + 20’ corriendo suave + 4’ andando + 20’ corriendo suave

D: Descanso

SEMANA 3

Esta semana es clave, hasta ahora es posible que no hayamos más que sentido molestias y que se nos haga hasta difícil salir a entrenar. Pero ánimo, si superamos la tercera semana ya va a ser difícil dejarlo. Pronto empezaremos a notar los beneficios del ejercicio que estamos llevando a cabo. En nuestra primera sesión semanal calentaremos 6 minutos andando, correremos 12’ , recuperaremos 3’ caminando y haremos otros 12’ corriendo, aún suave. Cada vez iremos bajando los minutos de caminar e iremos incrementando la carrera continua hasta que seamos capaces de correr unos 45- 50’ minutos seguidos sin parar. Pero para eso aún queda un poco. Esta semana la completaremos, siguiendo la dinámica, intercalando sesiones de descanso con una (o dos) de 6’+ 15’ + 3’+ 15’ y para el fin de semana intentaremos un 6’ + 25’ + 5’ + 20’. Resumiendo:

L: 6’ andando + 12’ corriendo suave + 3’ andando + 12’ corriendo suave

M: Descanso

X: 6’ andando + 15’ corriendo suave + 3’ andando + 15’ corriendo suave

J: Descanso

V: Descanso o lo mismo que el miércoles

S: Descanso

D: 6 ’andando + 25’ corriendo suave + 3’ andando + 20’ corriendo suave

SEMANA 4

Ya hemos pasado lo más complicado. Con esta cuarta semana completamos el primer ciclo de iniciación,  que es lo más difícil. Bajaremos a 5’ de caminata, 14’ corriendo, 3’ andando y 14’ de carrera. Ya vas viendo cuál es la idea ¿no? Para la siguiente sesión estaremos en 5’+16’+2’+16’ y la del finde nos iremos a una de 5’+ 25’+2’+ 25’. Osea:

L: Descanso

M: 5’ andando + 14’ corriendo suave + 2’ andando + 14’ corriendo suave

X: Descanso

J: 5’ andando + 16’ corriendo suave + 4’ andando + 16’ corriendo suave

V: Descanso

S: 5’ andando + 25’ corriendo suave + 2’ andando + 25’ corriendo suave

D: Descanso

SEMANA 5

Cumplido el mes de trabajo seguro que ya has notado una notable mejora. Date cuenta de lo que has progresado. Ya se puede decir que no eres una persona sedentaria. Sin embargo, esto acaba de empezar y hay que seguir adelante con el plan. Aún seguiremos un par de semanas más combinando el caminar con el correr, aunque ya ves que cada vez son menos los minutos de paseo y más los de carrera continua. Esta semana dejaremos el calentamiento en 4 minutitos caminando para empezar ya a correr 16’, andar 1’ y correr de nuevo 16’. Aún debemos seguir con la carrera suave. Tranquilo que la semana que viene ya incrementaremos el ritmo, ahora aprovecha para ir muy cómodo.  La siguiente sesión será de 4’+20’+1’+20’ ( que también puedes volver a repetir otro día más, si te ves con ganas) y la del finde será de 4’+30’+1’+25’.  Esta sería nuestra 5º semana:

L: 4’ andando + 16’ corriendo suave + 1’ andando + 16’ corriendo suave

M: Descanso

X: 4’ andando + 16’ corriendo suave + 1’ andando + 16’ corriendo suave

J: Descanso

V: Descanso o lo mismo que el miércoles

S: Descanso

D: 4 ’andando + 25’ corriendo suave + 1’ andando + 20’ corriendo suave.

SEMANA 6

¿Estás cansado o te sientes fuerte? ¡Vamos! Ya estás en el ecuador del plan. Aquí no hay marcha atrás.  Ahora ya todo es para mejorar, seguro que te encuentras mucho mejor contigo mismo. ¿Ya has perdido algún quiilito? Recuerda que también debes mantener una dieta equilibrada. Además de ayudarte a adelgazar hará que tengas los depósitos llenos de energía para poder seguir entrenando. Esta semana aún seguiremos iniciando las sesiones con 3’ caminando, pero ya es la última. Ahora ya no habrá intermedio entre los 2 bloques, a cambio correremos a dos ritmos: harás 17 minutos suaves y 12’ más rápido. Eso no significa que te tengas que poner a esprintar, sino no llegarás muy lejos, se trata de que incrementes levemente el ritmo, que vayas un poquito más ligero, que bracees y levantes un poco más las rodillas. En la siguiente sesión será lo mismo, empezarás con 3’ caminando y 20’ suaves seguidos de 15’ un pelín más rápido. Para el finde la tirada más larga: 3’+25’+20’

L: descanso

M: 3’ andando + 17’ corriendo suave + 12’ corriendo un poco más rápido

X: Descanso

J: 3’ andando + 20’ corriendo suave + 15’ corriendo un poco más rápido

V: Descanso

S: 5’ andando + 25’ corriendo suave + 2’ andando + 20’ corriendo un poco más rápido

D: Descanso

SEMANA 7

Ha llegado la hora de inciar tus sesiones corriendo de principio a fin, ya empiezas a ser un auténtico runner. Quizá ahora deberíamos plantearnos correr alguna carrerita fácil. Una de 5 ó 10 kilómetros, pero sin ponernos presión. Siempre es bueno tener objetivos, uno a largo plazo y otros más asequibles a corto y medio plazo. Nuestro primer objetivo, a corto plazo, podría ser simplemente apuntarnos y acabar una carrera, una  no muy difícil. Podemos mirar el calendario y buscar una que esté cerca de casa para dentro de unas 5 semanas, cuando hayamos completado todo el macrociclo. Si haces eso tendrás una motivación extra para seguir con los entrenamientos.  Así pues, empezamos con una sesión de 34’ minutos de carrera continua dividida en 2 bloques: 20’ suaves y 14’ un pelín más rápido. Luego seguiremos alternando un día de descanso con el incremento de 2’ en el ritmo rápido a cada sesión.  Dejamos el 20’+ 20’ para el finde, con tres días de entreno es suficiente, pero si nos encontramos con ganas podemos hacer  una sesión optativa. Es decir:

L:  20’c.c (carrera continua) suave+ 14’ c.c un poco más rápido.

M: Descanso

X: 20’ cc+ 16’ cc un poco más rápido

J: Descanso

V: 20’c.c suave + 18’ c.c un poco más rápido (entreno optativo)

S: Descanso

D: 20’ c.c suave + 20’ c.c un poco más rápido

SEMANA 8

Esta semana vamos a seguir aumentando los minutos de carrera continua un poco más y de cara a la semana que viene podemos introducir unos cambios de ritmo más específicos. Llevamos 2 meses de entreno así que ya se tiene que empezar a notar nuestro incremento de resistencia, aunque sea corriendo lento. Lo importante ahora es acabar de trabajar el esfuerzo  aeróbico.  Así pues, en consonancia con la semana pasada, seguimos haciendo dos bloques  uno de ritmo suave, a modo de calentamiento, y otro un poco más alegre que se incrementa un par de minutos cada día. Para el fin de semana una tirada un poco más larga de 20’+30’

L: descanso

M: 20’c.c + 22’ c.c un poco más rápido

X: Descanso

J: 20’c.c + 24’ c.c un poco más rápido

V: Descanso

S: 20’ c.c + 30’ un poco más rápido

SEMANA 9

Estamos en el microciclo final de nuestro plan. Hemos hecho un poco de iniciación, de carga y ahora trabajaremos un poquito la calidad, estos 3 microciclos completan todo el macrociclo que conforma nuestra propuesta de entrenamientos. Para ello introduciremos un concepto nuevo: las famosas series. Pero no te asustes, no es nada del otro mundo. Simplemente se trata de hacer unos cambios de ritmo sencillos. De momento  iniciaremos la semana haciendo un rodaje de carga: 20’ suaves + 25’ a ritmo medio. Tras el día de descanso la sesión comenzará con 20’ de calentamiento y 6  cambios de ritmo que consistirán en correr un minuto rápido y otro suave. En el minuto rápido tampoco te dejes ahora la vida. Rápido es dentro de nuestras posibilidades, sin destartalarse, hay que mantener la compostura intentando  correr erguido, levantar   rodillas y  mover los brazos de una forma coordinada.  Quizá tengas un poco de agujetas tras este entreno, pero no te preocupes, nada que no se cure en unas 48h. Acabaremos la semana con otro rodaje de 20’ c.c  suaves+ 30’ a ritmo medio.

L: 20’ cc suaves + 25’ a ritmo medio

M: Descanso

X: 20’ calentamiento +  6 veces 1’ rápido + 1’ lento.

J: Descanso

V: 30’ suaves (opcional)

S: Descanso

D: 20’ suaves + 30’ a ritmo medio

SEMANA 10

Iniciaremos esta semana con 50 minutos suaves. Un día de descanso y vamos de nuevo a por las series. Esta vez serán un poco más largas. Haremos los imprescindibles 20’ de calentamiento, que son muy importantes ya que así evitaremos lesiones por empezar muy fríos a forzar la musculatura. Una vez listos, tras unos breves estiramientos, nos pondremos las pilas haciendo 10’  rápidos, calcula un ritmo que veas que puedes aguantar, no vayas a pinchar a los 500 metros. Recuperación 5’, puedes parar, respirar, trotar suave, lo que veas que te pida el cuerpo para iniciar la segunda serie perfectamente preparado. Tampoco cojas y te sientes en una silla, intenta permanecer activo, aunque sea dando saltitos. Atacamos la segunda serie de 10’ rápidos y recuperamos 5’ si puede ser trotando suave. El fin de semana haremos una tiradilla de 1h de carrera continua suave.

L: Descanso

M: 50’ c.c suaves

X: Descanso

J: 20’ calentamiento + 10’ rápido, 5’ recuperación + 10’ rápido.

V: Descanso

S: 1h c.c suave

D: Descanso

SEMANA 11

¿Ya te has apuntado a la carrera? ¿O prefieres seguir entrenando sin más pretensiones que ponerte en forma? En cualquier caso, estamos llegando al final de nuestro plan y seguro que un poco si te pica el gusanillo de ver hasta dónde eres capaz de llegar. Pero antes de que te dejemos empezar a volar, aún te quedan un par de semanas más, así que vamos al lio. Para empezar la semana haremos una sesión suave de 40’. Un día de descanso y probamos de nuevo unas seriecillas, a los 20 minutos de calentamiento les seguirán esta vez 4 bloques de 5’ minutos rápido y 3’ de recuperación. Igual te preguntas que para qué sirven estos entrenos fraccionados, simplemente se trata de dividir el esfuerzo en “series” para trabajar un mayor ritmo de carrera, consiguiendo así una notable mejora.   Acabaremos la semana rodando otros 50’ a un ritmo cómodo.

L: 40’c.c suaves

M: Descanso

X: 20’ calentamiento +  4 veces (5’ rápido+ 3’ recuperación).

J: Descanso

V: 30’ suaves (opcional)

S: Descanso

D: 50’c.c

SEMANA 12

Ya lo tenemos hecho, esta semana será de bastante relax y más si finalmente has decidido apuntarte a una carrera. Haremos un par de sesiones suaves de carrera continua de 40’ un día y de 30’ otro, guardando así fuerzas para el domingo.   Al ser el domingo último día del plan estaría bien que nos pusiéramos un poco a prueba haciendo un test de unos 5 ó 10km, previo calentamiento de 15-20’, y si es en una competición pues mejor. Siempre es bueno tener una referencia para saber si estamos evolucionando.

L:  Descanso

M: 40’ ritmo medio

X: Descanso

J: 30’ suaves

V: Descanso

S: Descanso

D: Competición o test ( 5 o 10 km)

Fin de semana es Asturies (II): Peña Mea o el terror atávico

Y volvemos. Al día siguiente de Quirós, teníamos pensado subir Peña Mea, situada entre los concejos de Laviana y Aller y una de las montañas más apreciadas de la montaña central asturiana.

Yo nunca la había subido (y sigo sin hacerlo), y tenía muchas granas.

La idea era hacerlo desde Les Campes, en Laviana. 8 kilómetros, circular y con un desnivel asequible…¿os suena lo de fácil?

Lo primero fue llegar en coche. La pista que hasta la iglesia y el bar de Les Campes estaba con varios argayos de nieve, así que aprovechamos para calentar un poco:

20150222_121541

El día promete, ya nos encontramos ante nosotras el murallón de Peña Mea. Hace mejor día que el anterior, hay menos nieve y pensamos que nos será fácil atacar la cumbre, que por otro lado no es muy alta (1560 metros)

20150222_121604

Pero para que hacerlo fácil pudiendo ser ridiculamente divertido…una vez llegadas a la capilla de la Visitación, lo que hay que hacer es continuar la pista, tirando a la derecha en el primer cruce y dejando Peña Mea a la izquierda y luego continuando hasta la campa Pelúgano.

Nosotras lo que hicimos fue meternos por cualquier sendero que fuera más difícil que el anterior, desoyendo a los lugareños y sus sabios consejos a lomos de caballos de metal.

Cuando empezamos la subida buena ya empezaba a ser tarde y el día, a empeorar:

20150222_130054

La pista sube sin complicaciones, aunque con algo de nieve, hasta la misma campa.

20150222_134907

20150222_140305

Una vez allí vemos que la cumbre va a ser difícil, el día empezaba a estar muy feo y no lo teníamos muy claro. Eso sí, las vistas son brutales…

20150222_141853

20150222_142702 20150222_142736

A partir de ahí el camino se bifurca y cogemos el de la izquierda, para seguir ganando altura, ya en sendero y marcado como PR (Hay que decir que se sigue bastante bien, además había huella de una gente de Siero que hizo cumbre y nos dijo que ni lo intentáramos).

20150222_143514

20150222_144846

Continuamos hasta la base de la canal de las Cuevas. El sitio es sencillamente increíble, aunque se iba echando la niebla merecía la pena:

20150222_145451

Nos cruzamos con el grupo de montaña que os dijimos antes, que nos recomiendan no subir hasta arriba; intentamos llegar al ojo de buey, uno de los elementos más llamativos de Peña Mea pero el viento y la lluvia lo están poniendo feo y nada, que ya llegaremos la próxima ves, así que aprovechamos y bajamos con ellos:

20150222_155857

De ahí volvemos de nuevo a Les Campes a secar y acabar la jornada de la manera más digna posible, aunque me temo que no lo logramos…

20150222_163036

20150222_164208

 

 

Fin de semana en Asturies (I). Puertu Agüeria, o quiero caminar y no arrastrarme

Bueno. Aquí estoy, de vuelta en la ancha y plana Castilla después de haber fracasado en los dos intentos de monte de este fin de semana.

Pero contento, ¿y porqué? Porque aparte de que el vino y la privación de sueño eliminan toda sensación de derrota, el solo hecho de caminar por allí después de tanto tiempo mereció la pena.

El primer día teníamos previsto subir hasta el puertu Agüeria, en Quirós. Para mí, de los sitios más bonitos de todo Asturias. Yo ya lo había subido, en invierno, pero no contaba con esa tremenda cantidad de nieve que nos iba a impedir llegar, a pesar de nuestra impresionante forma física y de la ayuda en forma de perro que tuvimos durante el camino…

La idea era subir desde L.lindes hasta la collada Lingleo, que está a 1632 metros de altura, y luego volver a la aldea (ya abandonada, menos la antigua escuela que sirve de bar y de paraíso en la Tierra), porque al solo tener un coche la ruta se hace demasiado larga. Serían unos 14 kms y poco más de 700 metros de desnivel positivo. Está ademas marcada como PR-Q1.

Fácil…¿no?

20150221_105239Salimos pues de L.lindes, la aldea más alta (a 900 metros de altura) y cogemos el sendero que está claramente marcado.

Aunque estaba nevando un poco, pensamos que si nos damos prisa podemos hacerlo bastante bien.

Craso error, y eso que a nuestro ángel de la guarda en forma de mineru-chigreru no le pareció extraño que fuéramos a intentar subir hasta el puerto…

Aquí tenemos a nuestro acompañante sorpresa:

20150221_105634

Como véis, está muy bien señalizada, no hay pérdida ninguna. Tiene una subida al principio, antes de elegir si queréis subir a Peña Rueda:

20150221_11135020150221_111752

20150221_112851

Desde el principio vemos que hay mucha más nieve de lo que pensábamos. Tras varias semanas nevando sin parar, el camino está difícil, sin huella, y además se puso a nevar más.

Tampoco es que tuviéramos un equipo decente, todo hay que decirlo.

Pero bonito, el sitio lo es y de sobra:

20150221_11381720150221_121824

No comentamos mucho de la ruta en sí porque no avanzamos demasiado. Pasamos Las Escolmenas, cabaña que nos queda a la izquierda del camino, subiendo y llegando al bosque. Poco después, vadeamos un pequeño riachuelo.

Eso antes de volver a subir hacia el collado de El Col.leu. Y ni siquiera llegamos allí, porque la nieva ya nos llegaba a los muslos (no es que seamos muy altas tampoco, pero como que no lo veíamos).

20150221_121959

Así que empapados y con ganas de vino empezamos el descenso.

20150221_130926

Y de ahí al bar de L.lindes, donde nos secaron, nos dieron de beber, y pasamos unas horas de agradable charla inmersas en un mundo ya casi extinguido de ganaderos, personas desaparecidas y ches vaqueiras.

Y antes de volver a Oviedo, pasamos por Bermiegu a visitar a los druidas:

20150221_191435

 

 

Crónica de una ascensión frustrada al pico Perdiguera (Miraflores de la Sierra)

Pues una vez más volvemos a Miraflores, nuestro pueblo fetiche, para hacer una ruta que parecía sencilla: la ascensión al Perdiguera (1886 metros), pasando antes por el pico de la Pala, de 1542 metros de altura.

Ambos pertenecientes a la sierra de la Morcuera, en un recorrido circular de poco más de 10 kms, poco más de 750 metros de desnivel positivo y señalizado como SL-01.

Algo más que asequible a pesar de que el gran Maldonado ya nos avisaba de que habría nieve y viento.

Salimos del pueblo (calle parque fuente del pino, luego se coge la travesía del Cabezuelo donde está todo indicado en verde) con niebla en la montaña pero un tiempo decente:

20150202_114941

Y aunque ya desde el principio nos comienza a nevar, la ruta es sencilla, no muy bonita, y bien señalizada, así que seguimos adelante.

20150202_115649El camino no tiene pérdida al principio aunque tenemos nieve, vamos pasando por pinares y construcciones de dudoso gusto y procedencia, hasta que vamos cogiendo altura de una manera ya más considerable.

20150202_122926

Ya a esta altura nos empieza a nevar bastante; además se le suma una niebla bastante persistente que no nos deja ver demasiado; aún así el camino parece bastante evidente (esto sin nieve ya os repetimos que es muy asequible, a pesar de un par de cuestas empinadas).

IMG-20150202-WA0000

El problema es que justo hoy se nos hace muy difícil saber donde estamos. Llegamos a lo que nos parece que es la primera cima, el pico de la Pala, aunque no lo tenemos muy claro…

20150202_125232Luego solo es un ligero seguir el cordal hacia el norte, ¿el problema? Que ya empieza a nevar muy en serio, que encima se pone a hacer viento y que no es que viniésemos muy preparados. Fallo nuestro.

20150202_124907

Nos parece seguir bien el camino, pero no estamos muy seguros ( ni de nosotros ni del hielo)

20150202_131537

Así que decidimos dar la vuelta, aunque debemos de estar muy cerca de coronar el Perdiguera.

Total, pasarlo lo hemos pasado bien, podemos volver otra vez, y la montaña, aunque sea pequeña te puede dar un susto. Así que nos toca aprender para la próxima.

Encima se nos pone a nevar (aún) más y nos tenemos que dar prisa para que no se nos joda el camino de vuelta en coche!20150202_135752

IMG-20150202-WA0002

Aunque parezca que no, lo disfrutamos bastante, que caminar en nieve siempre mola, aunque nos quedemos con las ganas de hacer cima.

Y sí, aparte de pinar también hay un robledal, pero daba una pereza sacar fotos…así que ya sabéis, animaros las demás a subir, jeje.