Entrevista a la Liga Cooperativa de basket de Madrid en el Todo por Hacer

Aprovecho para copiar aquí una interesante entrevista que el periódico anarquista Todo por Hacer realiza a la liga de basket cooperativa de Madrid, donde un servidor tiene la suerte de jugar en el peor y más simpático equipo de toda la competición:

 

Hace ya tiempo que veníamos dándole vueltas a la idea de empezar a publicar en el periódico una pequeña sección de deporte. Una serie de textos, entrevistas o reflexiones que podamos sacar de vez en cuando sobre un tema que nos interesa por muchas razones. La primera, y más importante, que nos gusta el deporte, nos gusta practicarlo y nos gus­ta verlo, disfrutamos con ello. La segunda, que entendemos el deporte como una actividad de ocio, salud, conocimiento y sociabilización que nos gustaría ver alejada de la mercantilización que acompaña a toda nuestra vida, y es por ello que creemos importante generar alternativas propias en este sentido. Sin más, nos apetece darle espacio a este tema ahora que comienza esta nueva temporada, y para ir abriendo boca, qué mejor que acercar­nos a una iniciativa de deporte autogestiona­do en nuestra ciudad, la Liga Cooperativa de Basket, que ya va a por el tercer año de fun­cionamiento. Así que aquí os dejamos la pe­queña entrevista que realizamos al Grupo de Trabajo de la Liga Cooperativa de Basket. Desde estas líneas les agradecemos su rápida respuesta a nuestras preguntas y les felicitamos por su enorme curro con esta liga de baloncesto.

-Lo primero sería preguntaros cómo surge esta iniciativa, cuándo y, vamos, que nos describáis un poco vuestra idea de liga cooperativa. ¿Cuáles son los obje­tivos que os planteasteis al comenzar con este proyecto?

Esta iniciativa surge entre un grupo de amigos que en el verano de 2012 quedaron a jugar basket1varias veces al baloncesto en las canchas de los barrios de Hortaleza y Chamartín (aunque en realidad se podría acotar al barrio de Prosperidad). Entonces, aunque esos partidillos nos hacían disfrutar, solía ser difícil contactar con la gente y solía­mos ser bastantes pocos. A esto se le sumó la intuición que teníamos de que habría más grupos de amigos que se reunieran a jugar al baloncesto en el barrio de la misma forma que nosotros. Entonces, fue ahí cuando surgió la idea de darle un formato más completo a esas “pachangas” que jugábamos entre amigos para poder establecer, al menos, un partido a la semana y así juntarnos con otra gente del barrio. Eso sí, sin que tener asumir el coste económico ni las rigide­ces impuestas por las ligas privadas, federadas o municipales.

En este sentido, considerando que debemos empoderarnos de nuestros barrios y de nuestro ocio, otra de nuestras inquietudes era fomentar un deporte diferente al que estamos habituados, es decir, generar un nuevo paradigma acorde a nuestras inquietudes y necesidades donde se fomentaran los verdaderos valores del de­porte. Luego, poco a poco, gracias a la participación de lxs que se apuntaron a la Liga y acudieron a las asambleas fuimos creando el formato, las normas y adquiriendo un sustento mayor. Actual­mente no es sólo una vía para jugar al baloncesto sino un proyecto más amplio que pretende generar una alternativa de ocio basada en la práctica del deporte de una forma saludable y solidaria y en la participación activa, la autogestión y la gratuidad.

Además también forma parte de nuestros objetivos la protesta por el mal estado de las canchas públicas y por los precios abusivos de las ligas municipales. En suma, nuestra reivindicación se fun­damenta en que la práctica del deporte no tenga que regirse por criterios de rentabilidad y que permita la participación activa de lxs deportistas en todas las cuestiones relacionadas con ello. Por tanto, la Liga es un fin en sí mismo pero a la vez es un medio para generar redes de cooperación y participación en los barrios.

-Habiendo participado muchos de nosotros/as desde peque­ños en ligas municipales y federadas de basket y fútbol, al final te acostumbras a tenerlo todo hecho, y no te planteas realmen­te el curro que requiere llevarlo a adelante. En ese sentido, po­déis explicarnos un poco cómo lo gestionáis y qué os requiere, más si cabe cuando proponéis una forma diferente de proyecto, desde una posición de horizontalidad, lo que por tanto impli­ca una responsabilidad mayor por parte de todos/as. ¿Cuál es la implicación de los equipos en el funcionamiento de la liga? ¿Cómo se reparten las tareas?

Este es uno de los puntos fundamentales del Proyecto puesto que entendemos que una de las virtudes de esta forma de hacer deporte es la de poder decidir nosotrxs mismxs los términos y las condiciones de la Liga, algo impensable en muchos ámbitos de nuestras vidas. Noso­trxs nos organizamos mediante asambleas, con una frecuencia trimestral aproximada­mente, en las que se deciden conjuntamente cuestiones como el formato de la Liga, los medios para autofinanciarnos o las normas de juego. Además a finales de la tempora­da pasada se generó un “Grupo de trabajo” para no dejar desatendida ninguna de las ideas que habían surgido. En gran medida, esto nos permitió, mediante el gran trabajo conjunto de dicho Grupo y otrxs partici­pantes, organizar una gran jornada final, en el Campo de la Cebada, en la que hubo partidos 3×3 y 4×4, las finales de la Liga cooperativa, una rifa solidaria y un gran ambiente de baloncesto!

Siendo realistas y críticos con nuestras propias dinámicas es cierto que, como en muchas otras facetas de la vida, estamos acos­tumbradxs a delegar a otrxs nuestro poder de decisión por diferen­tes motivos: falta de interés, de motivación o de vías para ejercerlo. En este sentido, nosotros hasta ahora hemos experimentado esto en gran medida ya que varios equipos que han participado en la Liga no se han involucrado del todo en la organización y el funcio­namiento del Proyecto. Para la gente más implicada ha supuesto una dosis de realidad ya que nos ha hecho darnos cuenta de que no es nada sencillo cambiar las dinámicas de participación sólo por organizar asambleas y hacer las cosas de forma cooperativa. Por tanto, una de las cuestiones en las que más nos estamos centrando es en que la mayoría de lxs participantes quieran seguir dando forma y construyendo este Proyecto de la forma más horizontal y participativa posible.

-Una de las cosas que más nos interesa de vuestra forma de funcionar es el planteamiento que hacéis del deporte, como una forma de ocio, crecimiento personal y colectivo, alejado de los valores del deporte profesional de hoy en día. En ese sentido, vemos que, por ejemplo, los partidos son arbitrados por los pro­pios equipos (que llevan también la mesa, faltas, tiempos…). ¿Cómo funciona esto? ¿Da problemas? ¿Qué tipo de relaciones se generan entre los equipos?LOGOS-BASKET-color (1)

La mayoría de gente que participa en la Liga ha jugado en equipos y en competiciones, a diferentes niveles, en las que priman los valores del deporte profesional: competitividad, sentimiento de superioridad, etc. Conforme se van integrando en el Proyecto se puede percibir un cambio de lógica y de motivación a la hora de afrontar un partido de baloncesto. Esto se puede comprender fácilmente sabiendo que la mayoría de los partidos son un punto de encuentro con amigxs y compañerxs –en la Liga hay constante­mente partidos en los que hay amigxs en ambos equipos y suele ha­ber gente en las gradas–. Además lxs participantes entienden que» 12

los partidos de la Liga son mo­mentos de ocio en los que la pre­disposición gene­ral es de disfrutar del deporte y no de reprender fa­llos o errores.

En este sen­tido, un punto clave de nuestra Liga fue la de­cisión de que los partidos sean ar­bitrados por los propios equipos. Es cierto que hay ocasiones en los que los puntos de vista de dos equi­pos rivales son diferentes pero ahí se suele parar el tiempo y se ex­presan todas las posturas hasta que alguien cede o se llega a un acuerdo. Más allá de eso, lo más relevante de esta cuestión es el cambio de dinámica con respecto a otras competiciones convencionales. En éstas, la figura del árbitro suele tener importancia en la mayoría de los par­tidos ya que es habitual que lxs jugadorxs busquen la pillería o la forma de engañar al árbitro para salir beneficiadxs. En los partidos de la Liga Cooperativa de Basket es fácilmente apreciable que la gente juega sin preocuparse de eso y que está predispuesta a jugar de forma honesta y sin “malos rollos”.

-Por otro lado, jugando como lo hacéis principalmente en canchas municipales, ¿cómo las encontráis (ya que desde nuestra experiencia están, las que van quedando, cada vez peor cuidadas)? ¿Valoráis la opción de adecentarlas voso­tros/as mismos/as?

El estado general de las canchas públicas de nuestros barrios es bastante precario: aros y tableros rotos, pavimentos destrozados, líneas invisibles, etc. A esto se le junta que nuestras necesidades restringen bastante las canchas que podemos utilizar ya que es necesario que tengan luces (muchos partidos son en invierno y a las seis de la tarde ya suele ser de noche) y que no suelan ser muy utilizadas por lxs vecinxs que no pertenecen a la Liga. Todo esto supone que la mayoría de partidos de la Liga se jueguen en tres o cuatro campos del barrio.

Precisamente el que más frecuentamos, el Parque Rojo, fue uno de los focos de nuestras protestas la temporada pasada. Después de haber arreglado nosotros mismos un aro el año anterior, esta temporada un aro se rompió completamente y el pavimento, que tenía baches y agujeros, provocó heridas graves a un jugador que se cayó durante un partido. A partir de ahí, empezamos a hacer una campaña interna de movilización para presionar a la Junta municipal con el objetivo de que arreglaran la cancha y así poder utilizarla de forma segura y continuada. Tras varios obstáculos y reclamaciones perdidas por la Administración, conseguimos que pavimentaran la cancha y que cambiaran los aros. Para nosotros fue todo un éxito!

En cualquier caso, aunque nuestros medios son limitados, sí in­tentamos mejorar el estado de las canchas que utilizamos ponien­do redes en los aros o manteniendo limpias las canchas. Incluso al final de la temporada pasada, un grupo de gente de la Liga ayudó a la Asamblea del Campo de la Cebada, lugar que nos cedieron para la celebración de la jornada final de la 2ª temporada de la Liga Cooperativa de Basket, a pintar las líneas de la cancha que tienen allí. Aunque fue una tarea más compleja de lo que pensábamos, quedamos muy satisfechxs!

-Ya por último, lo que empieza como un proyecto local (centrado en Hortaleza y Chamartín) y con 8 equipos, cre­ce en un año hasta los 24 equipos. ¿Cómo lo valoráis a dos años vista?¿Qué idea de futuro tenéis? ¿En qué creéis que podéis (o vais a intentar) mejorar? ¿Y de cara a quienes quieran participar de nuevas, cómo y cuándo pueden ins­cribirse?

Realmente en lo que se refiere a la Liga de Basket Coopera­tiva, el punto más importante a mejorar es conseguir una impli­cación y participación efectiva de todos los equipos que integran la Liga. Ahora ya no difundimos la idea de gratuidad puesto que entendemos que la participación en el Proyecto no conlleva coste económico pero sí la implicación en el trabajo de organización y ejecución de todas las tareas. Por ello, trataremos de mejorar las dinámicas entre todxs lxs participantes en base a algunas ideas que trataremos de desarrollar a lo largo de la próxima temporada para intensificar las relaciones entre todxs lxs jugadorxs. Por ejemplo, intentaremos generar un foro que sirva como medio de comunica­ción y de apoyo entre todxs, es decir, que se pueda compartir desde que alguien se ha enterado de una oferta de trabajo a cuestiones de ocio o de debate político. Por otro lado, ya a finales de la tem­porada pasada se puso en marcha la Liga Cooperativa de fútbol sala, algo en lo que queremos seguir trabajando para aprovechar la capacidad de extensión del formato, el cual ya está asentado en el baloncesto.

En cualquier caso, a lo largo de estos dos años, desde la Liga en al­guna ocasión hemos fantaseado acerca de la dimensión y el potencial del Proyecto. A día de hoy, lo cierto es que nos gustaría asentarnos en los barrios en los que ya tenemos presencia y además poder compartir nuestra forma de entender el deporte y la experiencia de autogestio­nar la práctica del deporte cada vez con más gente. En este sentido, estaríamos encantadxs de aportar nuestra experiencia organizativa y de ponerla a disposición de aquellxs que quieran montar proyectos similares en sus barrios. Si consiguiéramos esto, la gente lo podría te­ner en cuenta como una alternativa diferente a las ligas municipales.

Para esta próxima temporada, el período de pre-inscripción de la Liga Cooperativa de Basket será entre el 1 y el 20 de septiembre y la asamblea en la que se formalizarán las inscripciones y en la que fijare­mos todas las cuestiones relacionadas con la Liga será el domingo 21 de septiembre (lugar y hora pendientes de confirmar). Ya en octubre empezará a botar el balón! Si alguien está interesado en participar nuestra dirección de correo es: ligabasketcooperativa@gmail.com

Visita nuestro blog: ligabasketgratuita.blogspot.com.es

Síguenos en facebook: Liga Cooperativa – Gratuita Basket

y twitter: @ligacooperativa

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s